lunes, 1 de enero de 2007

Ruina del panteísmo y del materialismo


I.

Definición 1:

El universo es el mayor cuerpo posible, esto es, la suma de todos los cuerpos limitados.

Definición 2:

La limitación física tiene causa en el contacto de un cuerpo respecto a los contiguos y a los contiguos de los contiguos "ad infinitum".

Axioma 1:

Un cuerpo tiene o no tiene límites.

Axioma 2:

Sólo un ente de naturaleza corporal puede limitar a otro. Axioma 3: Lo ilimitado no es contenido por lo limitado.

Proposición 1:

El universo, en tanto que uno, es ilimitado.

Demostración:

El universo es un cuerpo al que ningún otro limita (por el axioma 2), ya que los contiene a todos (por la definición 1). Es imposible, además, que un cuerpo ocupe un espacio limitado e ilimitado al mismo tiempo, pues ello significaría que hay dos espacios y que, por consiguiente, ambos tienen límites (lo cual confirma el axioma 1). Luego, el universo es ilimitado (por el axioma 3).

Proposición 2:

Todo cuerpo distinto al universo en su conjunto es limitado. Demostración: Por el axioma 1 y la proposición 1.

Corolario:

Esta limitación, por la definición 2, se establece de cualquier cuerpo frente a todos los demás.

II.

Y ahora asumamos lo siguiente:

Definición 3:

Padecer corporalmente es sufrir cambios por razón de un cuerpo.

Definición 4:

La percepción en los seres es la manifestación psíquica del padecimiento de un cuerpo por el efecto de los demás.

Axioma 4:

Ningún cuerpo cambia sin razón suficiente.

Axioma 5:

Todo lo que existe debe permanecer en el tiempo al menos un instante.

Proposición 3:

Un cuerpo nunca es la razón de su propio cambio.

Demostración: La existencia misma no puede ser razón de cambio, sino que es su presupuesto lógico. Si algo cambiase por el mero hecho de existir, su realidad -que hay que basar en la identidad temporal- sería ficticia y se mantendría en flujo perpetuo. No habría, por tanto, nada que cambiar, ya que nada llegaría a la existencia (por el axioma 5).

Proposición 4:

El universo no cambia.

Demostración:

Por la definición 1 y la proposición 3.

Corolario: De ello no se sigue que los cuerpos que integran el universo sean inmutables. Se afirma, por el contrario, que ningún cambio físico es capaz de alterar la noción real del universo agregándole o restándole elementos.

Proposición 5:

Sólo perciben los cuerpos limitados.

Demostración: Por las definiciones 3 y 4.

Proposición 6:

El universo no percibe.

Demostración:

Por la definición 1 y la proposición 5.

Corolario: El universo, pues, carece de mente.

Proposición 7:

La mente percibe todo lo que siente el cuerpo.

Demostración: Por la definición 4.

Proposición 8:

La mente percibe todo el universo, ya sea de forma clara o confusa.

Demostración:

Por las definiciones 3 y 4 y las proposiciones 2 y 7.

Proposición 9:

La mente humana es ilimitada.

Demostración:

Por la definición 1, el axioma 3 y la proposición 8.

Proposición 10:

La mente humana no es corporal.

Demostración:

Por el axioma 1 y las proposiciones 1, 2, 6 y 9.

Apéndice:

Hemos considerado al fin la existencia de dos entes: los corporales y los mentales. Y, entre los primeros, se han establecido desde el comienzo de la exposición dos modalidades de cuerpos: los limitados y mutables y los ilimitados e inmutables. Perteneciendo el universo a esta última categoría, y habiéndose probado en la proposición 6 que por dicho motivo carece de mente, sólo cabía clasificar a la mente -v.g. el alma humana- como cuerpo limitado y mutable. Ahora bien, se demostró por la proposición 9 que era ilimitada. Excluidas todas las posibilidades restantes, debe admitirse que el alma, por más que ilimitada, no es el universo o "alma del mundo", pero, aunque mutable, tampoco es un ente corporal.