domingo, 13 de abril de 2008

¿Podemos ser libres sin alma?


Respondo que no. Evaluemos:

1)
Llamo cualidad negativa a aquella que por sí misma no explica nada. Cualidad positiva será, pues, aquella capaz de autoexplicarse hasta cierto punto.

2) La pasividad es una cualidad negativa de los cuerpos por la que, pese a su resistencia, pueden ser afectados por otros.

3)
Todas las cualidades negativas carecen de lugar. La debilidad de un músculo, por ejemplo, no es localizable en un lugar antes que en otro: se entiende que todas sus partes son más o menos débiles, puesto que ninguna es absolutamente fuerte.

4) La actividad, sin embargo, es una cualidad positiva. Como tal, tiene un lugar diferenciado según el tipo de actividad de que se trate y el grado en el que ésta se desarrolle.

5) Por tanto, podemos definir la actividad como la capacidad de los cuerpos para modificar otros cuerpos según un fin propio.

6)
Dicho fin depende del cuerpo que actúe, que aunque también se vea modificado en su actuar, cambiará según su potencia en la medida en que ésta sea actualizada.

7) Ahora bien, la decisión libre es una actividad, dado que incide en el devenir de los cuerpos y posee fines propios.

8) En consecuencia, es una cualidad positiva (autoexplicable) y está puntualmente localizada.

9) Si está localizada, no puede difundirse homogéneamente por todo el cuerpo. Es decir, debe estar en una o distintas partes del cuerpo.

10) Si está en distintas partes del cuerpo, no puede autoexplicarse, ya que cada parte remite al conjunto de las partes diferenciadas. Y si no puede autoexplicarse no es una cualidad positiva ni, por ende, una actividad.

11) Luego, habida cuenta de que la decisión libre es una actividad (punto 7), debe estar en una sola parte del cuerpo.

12)
Todo cuerpo se encuentra dividido en infinitas partes. Por otro lado, toda parte de un cuerpo es un cuerpo.

13) De ahí se sigue que la decisión libre no reside en el cuerpo, sino en la substancia incorporal: el alma.

14)
Ergo, no podemos ser libres sin alma, que es lo que había que demostrar.

4 comentarios:

Barullo dijo...

No entiendo casi nada de lo que decís. Sin embargo, el punto:

12) Todo cuerpo se encuentra dividido en infinitas partes. Por otro lado, toda parte de un cuerpo es un cuerpo.

...es claramente falso. Ni las partes son infinitas (aunque sean muchas). Ni toda parte de un cuerpo es un cuerpo. Además, de acuerdo a cómo unas o desunas los cuerpos, pueden tener distintas propiedades, cosa que no te molestás en aclarar.
Resultado: todo el razonamiento es falso.

irichc dijo...

Barullo,

Si hay partes indivisibles y extensas en los cuerpos, explica qué significa ser indivisible y extenso.

Si hay partes de un cuerpo que no son un cuerpo, explica qué es lo que no es un cuerpo.

Por cierto, tengo la costumbre de leer las réplicas simétricamente, es decir, empezando por el primer párrafo, siguiendo por el último y progresando hacia el centro: es la mejor forma de hallar sus debilidades estructurales. Discúlpame la maldad, pero en tu caso he leído esto:

No entiendo casi nada de lo que decís.

(...)

Resultado: todo el razonamiento es falso.

Dark_Packer dijo...

Yo lo diría de forma más resumida: no podemos ser libres sin el alma porque sino no podríamos trascender los condicionamientos físicos.

irichc dijo...

Lo malo de resumir tanto, Dark, es que lo que se asevera suena más a afirmación dogmática que a argumento sobre bases compartidas. Si he inferido bien, el único modo de replicar a este razonamiento sería negando la distinción entre cualidades positivas y negativas. Pero ello equivale a negar también la ciencia (no hay cualidades positivas, luego nada explica nada) o a errar (se asume que todas las cualidades, incluso las de mera privación, se explican por sí mismas).