miércoles, 7 de febrero de 2007

Alea interrupta


La evolución depende o no depende en parte de las características individuales de sus sujetos.

Si no depende, no evolucionan los individuos ni, por tanto, las especies. A lo sumo son evolucionados (voz pasiva), lo cual implica que hay un sujeto de la evolución que no evoluciona. Y dado que todo lo observable evoluciona, propongo a Dios.

Ahora bien, si la evolución depende en parte de las características individuales de los sujetos, entonces no es azarosa ni ateleológica, puesto que la inteligencia no lo es. Siendo los animales inteligentes en cierta medida, de más está añadir que la evolución es inteligente en cierta medida. Sin embargo, como el azar es una condición absoluta y no existe un azar a medias, se afirma que la evolución es inteligente en grado sumo (no hay hueco para la casualidad), aunque sus vías se escapen a nuestras consideraciones.