domingo, 25 de noviembre de 2007

Ariadna




Todo -en la mente como en el cuerpo, arriba como abajo- está determinado. Pero, por más que asciendas en la cadena de la determinación hasta sus vestigios primeros, no encontrarás un punto de partida identificable donde lo físico o causal dé lugar a lo psíquico o final. En ello ha reparado ya el emergentismo, ofreciendo sin embargo una solución ficticia, que pasa por sustituir el concepto de ley por el de relación. Y ésta es la clase de discurso que, pretendiendo explicarlo todo, nada explica, sino que da por hecho que las cosas ocurren ("surgen") y no lo detalla de forma concluyente.

Entonces, ser libre una vez es serlo siempre, con independencia de que estemos determinados a serlo según este primer acto de libertad que es existir como seres unitarios (y, de hecho, no hay otra existencia que la del individuo o mónada). La ausencia de necesidad geométrica se contagia, por así decirlo, a todo el devenir futuro de aquel que -excluyendo a Dios- es sin razón porque él mismo es su propia razón. Y estar sujeto a uno mismo, ser sujeto de tus acciones, es tanto como ser libre.

En la tradición católica aprendemos que Dios creó al hombre y le proporcionó ab initio libre albedrío. Si es cierto que gozamos de superioridad filosófica respecto a los griegos, los judíos, los gnósticos, los musulmanes y los luteranos y calvinistas, hay que buscarla principalmente aquí.

2 comentarios:

Curror dijo...

Sólo una prueba para ver si el sistema me deja acceder. No entiendo muy bien el primer párrafo de esta entrada, donde de un lado dices que "todo, en la mente o en el cuerpo, está determinado" para a continuación indicar que "lo físico no puede determinar lo psíquico". ¿Qué determina a lo psíquico, entonces? Después hablas -cito de memoria- de un "acto inicial de libertad" que, constituyendo al sujeto libre, abre un campo de decisiones libres y sucesos imprevisibles. No sé si te refieres a la creación del alma por parte de Dios. Este es un acto libre por parte de Dios, pero hay que reconocer que no es libre desde nuestra perspectiva (a nosotros "se nos obliga a ser libres", como diría Sartre ... en fin, bendita obligación, en cuallquier caso). De acuerdo contigo en lo de la conexión cristianismo-libertad y en que es nuestra gran baza. Quiero mandarte -cuando lo tenga terminado- el texto que escribí para mi intervención en el Congreso "Católicos y Vida Pública" (bueno, allí hice un extracto). He colgado en BanFear una versión, pero después he seguido añadiendo cosas. El tema es apasionante, claro (aunque quizás yo carezco de la preparación filosófica suficiente). Enhorabuena por tu magnífico blog y gracias por tus frecuentes y notables participaciones en BanFear. Saludos, Curro.

irichc dijo...

1) Lo físico está determinado por lo físico, según la ley de la causalidad; lo psíquico por lo psíquico, según el principio de la inclinación por el mayor bien; y ambos se rigen por el principio de razón suficiente.

2) Así es, me refería al acto de creación, asunto oscuro donde los haya.

3) Mándame ese texto cuando puedas. Me encantará leerlo.

Muchas gracias, Curro.