martes, 13 de noviembre de 2007

Antorchas


Afirmar tu fe no es quemar a un hombre, sino quemarse en ella. "El que persevere hasta el fin, ése se salvará". ¿Cómo?, ¿persiguiendo?. No, sufriendo. Tal es la verdadera afirmación de la fe, y Calvino no la conoce.

Castellio.




Visto aquí.