lunes, 19 de noviembre de 2007

Inocente




Juzgar a Dios significa dar pábulo a los fáciles ataques y poner en una situación muy complicada a cualquiera que intente detener el incendio. El Sr. Bueno lo sabe y se aprovecha de la ignorancia de su auditorio lanzándole un discurso aprendido de carrerilla. Cuando lleva ya varios minutos hablando de Dios y le solicitan que demuestre su inexistencia finge no saber a qué Dios se hace alusión. ¡Pues ni más ni menos que a aquel del que estaba departiendo! Pero la argucia surte el efecto deseado, desconcertar a quien inquiere, y la interpelación queda finalmente en nada.

El tono ganador de "la defensa" forma parte de la comedia para que la caída sea más dura. En un extremo, testigo de cargo, el genio lleno de honestidad, arrojo y entusiasmo; en el otro, el repeinado sofista y cortesano con la sonrisa mellada por la ineptitud.

Observa el aire de suficiencia del "fiscal". Sus cartas están marcadas, y no profiere pregunta alguna que no sea desdeñosamente retórica. Van con él la arrogancia y el porte presuntuoso de quien no contempla conjeturas, del que resume el mundo en una vacua fórmula verbal y condensa su misterio en la mera expectativa de conocimiento.

Risas y aplausos. El juicio ha concluido: el hombre se declara inocente.

* * *

Vía Razón atea.

2 comentarios:

Santiago dijo...

No es en absoluto recomendable abrir debates en Youtube, y menos aún de asuntos delicados como es la existencia de Dios.

Como ejemplo observa que hay unos cuantos videos de las famosas "10 razones ateas con las que se demuestra que Dios no existe", y estas no son más que las famosas preguntas tipo ¿Puede Dios crear una piedra tan grande que el mismo no pueda levantar? o aparentes errores de la Biblia,etc. Esos videos tienen minimo 500000 visitas...

Santiago dijo...

Por cierto, menudos videos. Me quedo sin duda alguna con el de boxeo.