jueves, 20 de septiembre de 2007

Nisi Dominus


Si la moral no tuviera nada que ver con la religión, entonces tampoco la inmoralidad. Ahora bien, que exista un derecho natural inteligible por todos no implica que las religiones no puedan estar relacionadas con éste. En concreto sirven para fundamentarlo más allá de los estrictos intereses de supervivencia de la especie, universalizando la justicia en todo tiempo y lugar. Además, el derecho natural nada nos dice de la tendencia del hombre a obrar irracionalmente “ex profeso”, por lo que como disciplina ética resulta insuficiente o poco realista.

En fin, el ateo puede tener una moral natural e irreligiosa, pero su condición de tal, que lo exime de leyes y mandamientos absolutos, lo convierte en un ser propenso a la traición, el hedonismo y la idolatría.

* * *

Enlace externo. (Actualización: Inservible. Todos mis comentarios y respuestas en la discusión -más de diez- han sido borrados a mayor gloria de Dawkins. No me quejo. En otros sitios ni siquiera pasan la censura previa).

Resumen de la postura mantenida por mí en la controversia:

1) La creencia en Dios es un estímulo psicológico adicional para la virtud, semejante a la satisfacción tras contemplar el resultado de una buena obra. Sólo el ser humano posee este estímulo, además de una capacidad intelectual mucho mayor que el resto de especies.

2) Ahora bien, mientras que los animales siguen pautas de moralidad racionales y casi inamovibles, a los hombres no se les puede enseñar la virtud con garantías de que la mantengan. De ahí la cita de Ulpiano, para quien el derecho natural es aquel que la naturaleza enseñó a todos los animales.

3) Así, el iusnaturalismo, al no disponer de ningún elemento que explique el placer humano por hacer a sabiendas lo que no nos conviene, es poco realista o incompleto, aunque parta de una verdad de base: la común inteligencia de la justicia.

4) Si no somos conscientes del origen del mal, no podremos indagar su remedio. El cristianismo es la única religión que habla del pecado original y lo constituye en fundamento de su doctrina y su soteriología. Ergo, es la mejor religión y la más veraz.

5) El ateísmo, en cambio, no reconoce ninguna autoridad por encima del discernimiento individual de lo bueno y de lo malo, facultad previa a la constitución de cualquier Estado y a la fundación de todo credo. Es un anarquismo intelectual en potencia (nihilismo).

6) Los ateos pueden comportarse como seres aparentemente morales gracias a la influencia cristiana y a la inculcación en ellos de los mismos valores que han acabado por asumir sin fundamento. No existe la moral atea. Sí la influencia atea, que por disolvente es dañina.

8 comentarios:

Atilio dijo...

"Si la moral no tuviera nada que ver con la religión, entonces tampoco la inmoralidad".
Esa es una frase realmente falaz y vaga. Lo que quieres decir es que la religion es la base de la moral pero no lo dices.
La religión es una actividad humana como cualquier otra y, por ende, sumida a la moral, o, al menos, debería serlo.
El resto se cae por si mismo.

irichc dijo...

No. Lo que quiero decir es que, dadas dos morales enfrentadas, es forzoso que la una considere inmoral a la otra. Pero es estúpido que las dos pretendan que la adversaria está al margen de la moral. Precisamente porque no lo está se la combate.

Atilio dijo...

"Porque no eres ni frio ni caliente..."
Si bien tu expresión: "está al margen de la moral" me resulta confusa (que es estar al margen? Es estar en contra?), creo que podríamos aceptar estar de acuerdo con que sistemas morales diferentes fatalmente consideraran al otro errado. pero es académico y no nos conduce a nada positivo.
Lo que me resulta interesante es ver si un sistema moral basado últimamente en dios y otros, llamemoslo humano, pueden acordarse en puntos fundamentales.
Si evitamos las acusaciones de inmoralidad religiosa o atea y nos concentramos en una moral para todos podríamos hacer descubrimientos interesantes.
Yo se que Dawkins no te gusta pero cuando le preguntaron de donde sacaba el su moral (por la historia por la cual un ateo no tendría razones de ser moral) respondió "del mismo lugar que Ud, de mi educación. Que esa educación haya sido influenciada por valores cristianos no se pone en duda en el caso de los occidentales. Sobrevive entonces la acusación de abusos de poder, acciones violentas y prejuicios antiguos que vemos en el pensamiento religioso y, por el otro lado, las acusaciones de amoralidad que no se ven hoy en el pensamiento ateo. El escándalo que representa una posición abiertamente atea para los creyentes es mas un problema político, la perdida de poder eventual de la clase sacerdotal, que moral.
La diferencia es el imperativo religioso que el ateísmo no tiene y que es una de las válvulas de seguridad de la fe: el que no cree ira al infierno! En los 10 mandamientos hay principios universales y clausulas que garantizan la permanencia de un orden y que son claramente políticas.
Igual se puede coincidir en muchos puntos.

irichc dijo...

Estar al margen de la moral es o bien carecer de ella, al modo de los animales, o bien no ejercerla para una determinada práctica que se considere meramente instrumental.

Llegar a una moral universal es posible, pero ¿qué seriedad tendría? En Derecho decimos -y esto es iuspositivismo básico- que una norma no es seria si no contempla sanción. La sanción cristiana en caso de incumplimiento es, como sabes, ultraterrena. Ahora bien, ¿qué sucede con la atea?

Atilio dijo...

Yo no veo la dificultad en crear una moral universal con sanciones humanas como, por ejemplo, en el derecho administrativo donde la relación con dios no existe.
Y dado que tu dices que es posible, porque no?

irichc dijo...

¿Moral con sanciones administrativas? No puedo imaginar nada más kafkiano e inmoral que eso.

Atilio dijo...

Lo haces a propósito o eres lento?
Te di un ejemplo de un sector del derecho (una derivación de la ética y moral) que no tiene nada que ver con dios. De ninguna manera sugerí que se le ponga una multa a quien comete un acto inmoral.
me parece que simplemente no quieres aceptar que una moral universal y laica es posible aunque lo hayas dicho tu mismo antes. Es cuestión de estar en contra nomas. Sera por tu consabido deseo de someter...

irichc dijo...

Lento pero seguro. Veamos lo rápido que tú eres.

Una moral laica puede ser:

1) Legislada.

2) No legislada.

Si es legislada es inmoral, ya que es impuesta; y si no lo es carece de seriedad. En la moral católica, en cambio, hay leyes para este mundo que han de cumplirse en el "otro" (y en este el día del Juicio). Eso la convierte en mucho más dúctil y menos burocrática que una hipotética "moral universal laica", como muestro a continuación.

Las penas del infierno tienen la particularidad de no asustar a ningún ateo, ni tampoco a los que consideran que Dios y su ley son malos (gnósticos). Es decir, a los mismos que han decidido desobedecer voluntariamente los preceptos de la religión positiva, los cuales no se verían sujetos por compulsión alguna a obrar de un determinado modo, ya que lo hacen según sus creencias y valoraciones.

Por otro lado, no hay ningún verdadero creyente que crea sólo por miedo. No se puede tener miedo a Dios hasta que no se cree en Dios. El error intelectual, la credulidad o la estupidez congénita, como se quiera, pueden conducir a la creencia o a la descreencia. Pero ¿el miedo? En absoluto.

Por tanto, todos los que creen sinceramente en Dios y obedecen Su voluntad lo hacen de forma libre y sin coacciones, estén o no equivocados. Otro tanto para los que no creen y conculcan los mandamientos.

Sólo hay, pues, un camino para que la moral sea universal y autónoma: la extensión de la fe verdadera.