viernes, 28 de septiembre de 2007

Diferencia entre acción y pasión




No es vergonzoso que el hombre sucumba bajo el dolor, pero sí es vergonzoso sucumbir bajo el placer. ¿A qué se debe, pues, que sea glorioso para la razón sucumbir bajo el esfuerzo del dolor, y que le parezca vergonzoso sucumbir bajo el esfuerzo del placer? A que no es el dolor lo que nos tienta y nos atrae; somos nosotros mismos los que lo elegimos voluntariamente y queremos hacer que nos domine, de tal suerte que señoreamos la cosa, y de ese modo el hombre sucumbe a sí mismo; en cambio en el placer es el hombre el que sucumbe al placer.

Pascal

4 comentarios:

Aro dijo...

Eres un poco fachilla... ¿cómo se siente uno en el rankins de los más cojoneros de la red?

Saludos.

Santiago dijo...

Sabras tu lo que es el fascismo...

¿Como se siente al ser otro de esos parasitos que ante el razonamiento actuan como vulgares bestias?

El lavadero de cerebro nunca cierra...

irichc dijo...

No, fachilla no soy. Y si lo fuera no lo sería "un poco", que no me gustan las medias tintas.

Respecto al oficioso ranking: ojalá sirviese para que mis visitas diarias pasaran holgadas del medio centenar y, de tanto en tanto, algún contradictor digno asomara la cabeza.

Atilio dijo...

Depende la naturaleza del dolor y la del placer, estimado Khun Irichc.
No creo que se pueda decir demasiado mas. Lamento no poder realizar tus deseos.