domingo, 7 de octubre de 2007

Bondad o sabiduría, un dilema ateo


Tener al prójimo por fin y no como medio. Así sintetizaba Kant la moral, separándola de la explotación más o menos disimulada de nuestros semejantes. Hacer coincidir su beneficio con nuestra liberal satisfacción es, entonces, lo que nos evidencia como seres sociables.

Tener la conservación de mi cuerpo por fin y no como medio. De este modo entiende Epicuro la racionalidad, que no se doblega al placer pero tampoco lo desdeña. La convergencia entre lo placentero y lo conveniente se alcanza a través del arte de vivir.

Visto esto, ¿se puede ser al mismo tiempo racional -en el sentido de Epicuro- y moral -en el sentido de Kant? Si me sacrifico por mis congéneres, utilizaré mi cuerpo como medio para un fin heroico. Si los obligo a sacrificarse por mí, obraré como un déspota o un salvaje. Ante un conflicto de intereses de estas características, la moral y la ética así definidas se muestran incompatibles. Sin embargo, la aporía tiene una solución muy sencilla: jamás considerar al cuerpo fin o fundamento de una ética.

7 comentarios:

Atilio dijo...

Ridículo, Khun Pwen Irichc. La Moral para Epicuro es la vida honesta, no la conservación del cuerpo, que si es lo racional. En ningún momento las imposiciones de su cuerpo se transforman en justificación de uso del otro como objeto. Esa interpretación maliciosa de la iglesia es harto conocida y abandonada. No es una posición defendible hoy día.
El hedonismo de Epicuro es uno ascético que supone la renuncia como prealable.
La contradicción que buscas no esta allí.

irichc dijo...

Claro que una regla puede tener excepciones... so pena de contradecirse. Pero cuando éstas son tan numerosas como los casos que caen dentro de aquélla, pierde vigor normativo.

Atilio dijo...

Dame ejemplos.

simbol dijo...

Cortesía devuelta.

Ya estás enlazado a mi blog. (antes no sabía hacrlo)

irichc dijo...

Atilio: Para ejemplos valga el del post, que es abstracto y da lugar a infinidad de casos particulares donde se ocasiona este conflicto.

Simbol: Gracias, te vuelvo a enlazar también (por cortesía, pero ante todo por interés como lector). Espero que esta vez no aniquiles a tu criatura antes de destetarla.

Sursum corda! dijo...

simbol: ¡¡otro @#$% blog interesante que leer!!

¡Quiero tiempo!

Sursum corda! dijo...

irichc:

Buen intento. Sólo que la pelota no pasó entre los palos sino que salió del estadio por encima de las gradas.

Tengo la impresión de que una nueva prueba para la inmaterialidad del alma ha nacido, un nuevo argumento moral se nos ha dado.

La sociedad es un colectivo cuya razón es la cooperación para el beneficio individual o de los genes, lo sepamos o no. Todo ser humano valora consciente o inconscientemente la diferencia entre lo que obtiene dentro de un colectivo cooperativo y lo que obtendría de no estar dentro de él.

Y, aparte, están instintos humanos sin los cuales nada se explica y que tampoco se explican sin un conocimiento de la Evolución biológica y su historia.

Tenemos al prójimo como fin cuando somos individualmente altruistas hacia él porque somos genéticamente egoístas. Tenemos al prójimo como medio en todos los demás casos.