jueves, 5 de julio de 2007

El (pseudo)problema del mal


Sólo puedes justificar o condenar si das a los fines un papel en tu metafísica. El problema del mal -que los ateos objetan a la pretensión del demiurgo- se limita a enunciar que el fin condena a los medios, en lugar de justificarlos. Que lo que se llega a ser es peor que lo que se ha sido; que la naturaleza sufre una degradación moral.

Y yo os digo: estáis en lo cierto, todo esto sucede. Pero sólo en el hombre, capaz de afeminarse e infranimalizarse mediante la inteligencia, no a pesar de ella. Mientras el mundo de los fenómenos va a más, el mundo de los sujetos, el de la razón, va a menos conforme aumentan los nacimientos. Por este motivo el problema del mal es susceptible de reducirse al del origen del pecado.

3 comentarios:

Dark_Packer dijo...

Qué críptico... a ver si entiendo... ¿aseguras que para los ateos no hay finalidad? Que nieguen una finalidad establecida por Otro, está claro, pero ellos escogen una finalidad y partir de ahí justifican o condenan (normalmente esa finalidad suele ser una vaga percepción de lo "auténticamente humano").

Hoy estoy de humor, voy a darme un paseo por los vínculos que has puesto.

dario dijo...

"el mundo de los fenómenos va a más" es como no decir nada; ¿a más qué?

- a aumento de energía? parece que no.

- a aumento de perfección? qué es perfección? es un concepto vacío que se puede llenar con cualquier cosa. Y, no obstante, si dices q los sujetos sí que se degradan y parecen el producto más reseñable del mundo, es que el mundo, "de los fenómenos", también va a peor. Pq a ver, es q hay un mundo de fenómenos por un lado y otro de sujetos por otro? Si lo distingues por la vía de la necesidad (designios divinos ) y la vía de la libertad (contingencia del sujeto), es absurdo por lo de siempre: primero, la contingencia sería un producto de la necesidad y no hay forma de distinguirlas en última instancia (a posteriori) y, segundo, acaso escapa la libertad a los designios de Dios? Sobre esto se puede sofistear y ocultarlo como se desee, pero al fin y al cabo siempre queda esa pregunta: puede escapar la libertad humana a los designios de Dios? Ale a inventarse sub specie aeternitatis y toda la gaita.

- a aumento de bondad? exactamente lo mismo q con perfección.

- a aumento de tamaño? exactamente lo mismo q con energía.

- a aumento de virtud? no, al menos si adoptamos como compartida la premisa de la degradación paulatina de la libertad, ya que la virtud es la excelencia de la libertad.

Por tanto, no sabemos si el mundo se perfecciona o no, pero se podría decir con las premisas compartidas que va a peor en tanto que cada vez es menos energético y virtuoso.

Al final, en realidad, que no tenemos ni idea de adónde va, si es que va.

irichc dijo...

Darío:

"el mundo de los fenómenos va a más" es como no decir nada; ¿a más qué?

A más tiempo.


Pq a ver, es q hay un mundo de fenómenos por un lado y otro de sujetos por otro?

Armonía preestablecida.


¿puede escapar la libertad humana a los designios de Dios?

No.

Bienvenido al blog. Disculpa que sea tan sucinto.