martes, 3 de julio de 2007

Cuando el río suena


- El hombre y la mujer son iguales en su fuero interno, pero dadas las diferencias de sus facultades, el hombre resulta superior en el trabajo y la vida de relación; la mujer sólo descubre su dignidad al casarse y por llevar a cabo los deberes que dicha situación le impone. Toda otra igualdad es falsa.

- Joven, si tienes deseos de casarte tienes que saber que la primera condición para un hombre es la de dominar a la mujer y ser su amo.

- Toda mujer que sueña con la emancipación ha perdido, ipso facto, la salud del alma, la lucidez del espíritu y la virginidad del corazón.

- El día que el legislador conceda a las mujeres el derecho al sufragio será el día de mi divorcio.

- La humanidad no debe a las mujeres ninguna idea moral, política, filosófica...El hombre inventa, perfecciona, trabaja, produce, alimenta a la mujer. El papel de la mujer en las letras es el mismo que en la manufacturación, sirve allí donde el genio no está de servicio, como un pistón, como una bobina.

Proudhon


4 comentarios:

Dark_Packer dijo...

Mi opinión es que un hombre equilibrado es, desde el punto de vista psicológico 60% hombre y 40% mujer.
Y una mujer equilibrada es: 60% mujer y 40% hombre.

Alguien que es 50% y 50% creo que ya puede considerar homosexual. Y un hombre que tenga 70% u 80% de hombre es un incompleto.
Esa es mi antropología (que ve en el otro sexo no sólo una complementariedad física sino también psicológica que estamos llamados a internalizar).

Tienes tendecia a poner textos que favorecen la visión del "macho ibérico", y ese desequilibrio le da en parte razón a las reivindicaciones de los homosexuales.

irichc dijo...

En la "teoría andrógina" (llamada así porque se opondría a la "teoría queer") vengo a sostener algo parecido. Un hombre extraordinario tiene que feminizarse, si se me permite el vocablo. Los tipos más puros de masculinidad y feminidad ocupan el espacio de lo mediocre.

Está en los posts del mes pasado. Échale un vistazo y me dices.

Dark_Packer dijo...

Leí el post que comentas y está interesante, aunque yo no le he dado tantos vueltas como tú al asunto.

Así que: ni machismo, ni feminismo, ni homosexualidad.

Respecto a lo que dices de la admiración: cuando lo he tenido más fácil para captar el alma femenina es ante chicas adolescentes a las que daba catequesis, pues expresaban es admiración-idealización de una forma mucho más espontánea y visible que las mujeres adultas, lo cual me permitió percibir su alma femenina y absorverla en parte (y salí muy enriquecido de esa experiencia).

Ultima observación: la antropología de la Iglesia respecto al tema cambió con el Vaticano II (ahora no encontrarás ningún documento que presente al hombre como el que tiene autoridad sobre la mujer, sino que se habla de corresponsabilidad y autoridad compartida, de somentimiento mútuo).

ateo dijo...

El pensamiento proudhoniano dice que la esclavitud es un delito y la propiedad un robo. El matrimonio de Proudhon debe haber sido bastante violento.