lunes, 18 de junio de 2007

Demostración del Diablo


Que, como todos saben, no existe.

* * *

La intención es la raíz de todo acto;
no puede intentarse lo que no se entiende;
no puede entenderse lo que no es;
luego no puede hacerse lo que no es.
Se hace el mal,
ergo, el mal es antes de ser hecho;
el mal es antes de ser intentado;
el mal es antes de ser entendido.

De donde se sigue que el mal preexiste al pensamiento y, ya que el hombre es en tanto que piensa, también preexiste al hombre.

Con todo, el mal no puede subsistir por sí mismo, dado que siempre es relativo a un mayor bien o a un menor bien. Así que el mal es creado. Pero, si preexiste al hombre y a toda criatura, sólo puede ser creado por Dios.

Convenimos, pues, en que el mal es anterior al hombre y creado por Dios; en que el hombre no puede hacer nada que no intente, no puede intentar nada que no entienda y, en fin, no puede entender nada que no sea y que no se manifieste en su conciencia. Ahora bien, el mal puede manifestarse necesariamente o libremente. Necesariamente, si depende de causas segundas; libremente, si depende sólo de Dios. Al depender sólo de Dios (como hemos visto ya), el mal se manifiesta libremente y al margen de la voluntad del hombre.

Si el mal actúa y es libre, el mal no carece de intención;
si no carece de intención, no carece de entendimiento;
si no carece de entendimiento, el mal es un sujeto;
y, si es anterior al hombre y a toda criatura, es un sujeto no humano, el primero entre los ángeles: Satanás.

6 comentarios:

Joaquín dijo...

Pondría dos pegas u objeciones:

¿Qué necesidad hay de demostrar la existencia del diablo?

Y ¿lo malo es "algo" para ser creado?

irichc dijo...

A la primera: Demostrando al Diablo, se demuestra a los demás ángeles, o al menos su plausibilidad. Aunque nos obligue a presuponer a Dios.

A la segunda: Por supuesto que lo malo es algo. El mal absoluto no existe. Sería como la termita royéndose a sí misma.

Jesús Cotta Lobato dijo...

A veces pincho entradas tuyas antiguas, porque me interesan mucho los temas que tratas. Éste es particularmente interesante. Es la primera demostración del demonio que encuentro. En su día yo intenté hacer una demostración de los ángeles y no lo conseguí.
Pero quisiera hacer varias preguntas. Si el mal, como dice tu argumentación, es creado por Dios, ¿por qué no acabar el argumento afirmando como los gnósticos que Dios es el autor del mal? En ese caso sería innecesario un sujeto diferente de Dios.
Por otra parte, creo excesivo llamar "algo" al mal, pues el mal existe sólo como ausencia de algo que debería estar. Por lo demás, el argumento me parece magnífico.

irichc dijo...

En la Biblia el mal es a veces presentado como un dragón con el que Dios juega, la serpiente antigua que se presta a una profecía que ignora en parte; es decir, el mal es un ser, un individuo, un ente corpóreo, no una alegoría de los actos malos. Por otro lado, se sabe que el Diablo es un ser muy perfecto, por lo que no se entiende que definamos el mal sólo como ausencia de ser.

Creo que el Diablo ejerce sobre nosotros una vis attractiva semejante a la gracia de Dios, pero obviamente opuesta a ella. No tengo reparos en transigir con que Dios sea el autor del mal, aunque sin ser Él mismo malvado. En el mejor de los mundos, el mal es sólo un acicate de la Providencia.

Me atreví a esbozar esta demostración del Diablo, pese a que hoy la creencia en éste parece relegada al esoterismo chamánico. Difícilmente puede intentarse algo similar con el resto de ángeles, que son tan contingentes como nosotros. Se puede, sí, especular sobre sus características, como hacen Swedenborg o Fechner, pero poco más. Si con el Diablo es distinto es sólo por su condición de primera criatura viviente, arquetipo de todas las que siguieron.

Un saludo y gracias.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues sí, me has convencido. Un abrazo

Claudio dijo...

Hola Irichc, no coincido en todo con este articulo y tus comentarios, pues no es asi como dices, puesto que Dios no creo el mal, el Diablo fue un angel, con una naturaleza distinta a la nuestra(la del Diablo y la de todos los angeles), cuando el se revelo contra Dios (y arrastro con el la tercera parte de los angeles creados por Dios) y al pecar, su naturaleza se vuelve completamente mala, sin poder volver a ser buenos o perdonados por Dios nuevamente, como lo podemos ser nosotros. Si quieres verlo desde ese punto es una opinion, pero el Dios en el que tu y yo creemos(AMOR) NO CREO el mal, no me preguntes porque razon permitio Dios entrar al pecado en el mundo?, ni tu yo por mas que leamos 200.000 libros lo sabremos.
Que el Diablo es perfecto..., espero haber leido mal!, justamente el numero de la Bestia, 666, significa imperfeccion!, quizas lo correcto seria decir, que es muy muy astuto, o perfectamente malvado. Decir que Dios es el autor del mal, sin ser el malvado, es lamentablemente no conocer Dios, o hablar muy bien de la manzana y su composicion y no haberla probado nunca.
A veces es mucho mas simple y PRODUCTIVO ir a la Verdadera FUENTE, estudiarla con la mente y con el corazon para intentar con ayuda de Dios y NO de hombres comprender estos temas.
Te saludo muy cordialmente.