miércoles, 27 de junio de 2007

La serpiente me sedujo


Diferencia entre el hombre y la alimaña: la alimaña no se justifica.

Diferencia entre la mujer y el hombre: el hombre sabe justificarse.

El hombre se arrepiente menos o se justifica más; la mujer se arrepiente más o se justifica menos. Está más próxima a la redención porque linda con la animalidad. El pecado original es en ella débil, aunque brota más libre.