lunes, 4 de junio de 2007

Pedófilos


Para mí la pedofilia siempre será un error altamente ofensivo y no un caballo de batalla contra quien me molesta. Me gustaría que tuvierais a bien suscribir otro tanto. Quiero decir, siempre y en cualquier supuesto, al margen de consensos, coyunturas y alianzas de civilizaciones.

Una vez hecho esto, sería muy útil que os preguntarais por qué habéis condenado la pedofilia. No me basta con que parezca aberrante a la mayoría, quiero argumentos de peso. ¿Son inmaduros los niños para sentir placer? ¿Deben avergonzarse de su cuerpo? ¿No están "psicológicamente preparados" para excitarse sexualmente y sí, pongamos por caso, para mentir, insultar o robar?

Yo, que doy al sexo una dimensión eminentemente reproductiva, en lugar de lúdica, puedo justificar mi condena. ¿Podéis vosotros?

* * *

¿Qué deberíamos hacer con la familia? Tened por seguro que es la institución que más delitos contra la libertad sexual encubre. Al mismo tiempo es la principal protección del niño contra las agresiones. Hablo de la familia tradicional, que es en sí un pleonasmo. Ahora bien, si abrimos el concepto de familia para amparar cualquier tipo de unión, tendremos dos efectos inmediatos: 1) la protección del menor disminuirá en el mismo grado en que disminuye el carácter restrictivo de dicha institución; y 2) daremos pie a nuevas formas de abuso, que quedarán legitimadas u ocultas.

10 comentarios:

Desde Elea dijo...

A mi lo que siempre me ha causado más admiración es la increíble capacidad para decir perogrulleces y su increíble ilusión, cuasi mística, ante cada nueva perogrullez, de estos eruditos Ateos.

Por que claro, lo que hasta el más inculto e iletrado observa con metafórica sutileza, todos estos dogmáticos materialistas lo agarran en su “mente” como una colleja eléctrica y no son capaces de distinguir nada más que el escozor.

Es por ello que todo argumento que escucho de sus bocas viene a ser siempre en resumen un argumento fanático, con una fe de carbonero en no se sabe que, que termina produciéndome una mezcla de espanto e hilaridad.

Ejemplos de perocrulleces:

1º-
Como demuestro que el hombre no se encuentra en el centro del universo (pasando de una concepción de “Geocentrismo” a una de “Heliocentrismo”) Dios no Existe.

Y digo yo, la tierra bien no puede ser el centro del universo, pero yo y mi conciencia sin duda somos el centro de nuestro universo, por que el punto “físico” ese centro del universo material, esta donde yo estoy, por lo cual poco me importa a mi el heliocentrismo o el Geocentrismo, total yo soy el centro de mi universo, el heliocentrismo que diga lo que tenga que decir empíricamente, pero ese cambio no puede afectar a mi “hombrecentrismo” …. ¿Entonces de donde sacan que Dios no existe por que la tierra gire alrededor del Sol?

2º-
De los estudios de Newton quedan en evidencia que existen una serie de leyes que rigen la materia (como la Ley de la gravedad) de lo que estos “águilas” deducen que ……Dios no existe.

Todavía sigo preguntándome qué puede llevar a un hombre sano y bien alimentado a la conclusión de qué por que existen leyes en la naturaleza no existe Dios.


Actualmente estos “Supermegahombres Ateos” han descubierto con enfervorizada pasión la “cuantica” y claro cualquier hecho o teoría demuestra que Dios no existe, por ejemplo que aparezca una cosa (no olvidemos que esta cosa preexistía a su re-aparición) de la “nada”, demuestra ya saben……

En fin no he visto seres que repitan más lo de la navaja de Occam y se lo apliquen menos.


Y mientras tanto si no les crees a ellos te llaman despectivamente creyente, ¡menuda tropa!, estos Pero Grullos sin Dios y sin noticias de el….

irichc dijo...

Gracias, desde elea, pero parece que no tiene mucho que ver con el tema del post.

Diego dijo...

La pedofilia es un hecho aberrante, tiene la misma estructura que el que aprovecha su fuerza mayor para someter al otro.
La fuerza no es física únicamente, puede ser psicológica o de "autoridad de conocimiento y/o saber".
Un niño está desarrollando todas sus capacidades, abusar de él de la manera que sea (golpearlo, engañarlo o forzarlo para tener un "goce" sexual, o decirle que es un inútil) es ser carente de ética, de humanidad y de claridad en la visión.

No es un punto de vista "religioso cristiano". Es un punto de vista "religioso" en tanto proviene de una apuesta por algo.

Saludos,
Diego.

irichc dijo...

Si lo grave en la pedofilia es que se instrumentaliza al menor, entonces sería comparable a la explotación laboral infantil. En mi opinión ha de haber algo más.

Añado que la fuerza no es sinónimo de injusticia. Se fuerza a los niños a bañarse o a ir al médico.

Desde Elea dijo...

Si, es cierto, el mensaje era para la entrada anterior, pero eso de que no tiene nada que ver, no lo tengo yo tan claro, de las consecuencias que saquen de sus conclusiones con la “Génesis” del universo, sacaran su moral. Ante la negación de la Espiritualidad, la religiosidad, o sea de toda transcendencia no se puede esperar otra moral que aquella que permita el disfrute intenso de todos los sentidos y todas las pasiones.

Adquirir virtudes morales, conlleva un sacrificio de los instintos mas pasionales, ese sacrificio solo puede tener sentido como “purificación”, y solo la transcendencia justifica los trabajos y sacrificios que reclaman las Virtudes.


Lo contrario no llevará a esto:


Luego las Tinieblas se antepondrán a la Luz, y se juzgará que la muerte es más útil que la vida. Nadie alzará los ojos al Cielo. Se tendrá al religioso por loco, al ateo por inteligente, al frenético por fuerte, al criminal por un hombre de bien.

El alma y todo lo que la completa y por lo que nació inmortal o que se presume logrará la inmortalidad, de la manera como os dije, será puesta en ridículo, y aún más, será considerada inexistente.

Y llegará, creedme, a constituirse pena de muerte para el que se entregue a la santa religión del espíritu.

Habrá nuevos derechos, nuevas leyes. Nada será santo, nada piadoso, no se admitirá que haya nada de valor en el Cielo ni en los seres celestes, ni se lo aceptará en la intimidad del corazón.


La pequeña
Apocalipsis (del Asclepio)
CORPUS HERMETICUM

Diego dijo...

Coincido en que la fuerza no es sinónimo de injusticia.
La función de padre está revestida de autoridad; a veces los padres abusan de su autoridad y se convierten en autoritarios.

Voy a pensar qué más puede haber, pues por algo me salió la palabra "aberrante".

Saludos,
Diego.

Asigan dijo...

Pues si tu condena a la pedofilia se basa en la exclusiva función reproductora del sexo resulta que tenemos que un pedófilo es condenable en la misma medida que un hombre y una mujer casados que usan del sexo por placer. Es francamente ridículo que pretendas justificar de ese modo tu condena, además de verte abocado a legitimar la pedofilia cuando el que la comete busca fines reproductivos.

Desde Elea dijo...

Lo cierto es, que no es tan sencillo apartar las ramas y las zarzas para que nos dejen ver el claro, pero existe varias cosas que yo creo claras, una moral Atea, materialista, matemática…, nunca podrá encontrar objeciones racionales a esos infames actos como es, por ejemplo, la pedofilia, al igual que si observasen que determinados monitos abusasen por la fuerza de los mas jóvenes de la manada.

Qué valoración moral cabria esperar de un ateo ante la postura que unos monos adultos forzasen a otros monitos más jóvenes. Y por lo tanto que argumento podría impedirles trasladar normalidad a ese comportamiento en esos monos o monazos que somos los humanos.

Por otro lado quitando lo que parecen ser ciertas costumbres viciosas de algunos monillos pajilleros y tal y tal, parece evidente que la naturaleza en cuanto a la “naturaleza” de la sensualidad, ha dejado claro que es una cuestión de reproducción, regulada hormonalmente para que no sea olvidada por las criaturas debido (imagino) a su poco disfrute digamos….pasional….

Evidentemente para que el hombre sea hombre (me refiero a la especie humana, sosiéguense la feministas violentas) necesita reproducirse “creced y multiplicaros” pero a diferencia de los demás animales el hombre no necesita ser forzado (que también lo es) por la naturaleza, el hombre ha encontrado que satisfaciendo sus instintos mas bajos y animales, encuentra además una satisfacción de la carne…. de la materia.

Esta cuestión ya fue tratada por los antiguos antes de que apareciera el cristianismo. Cuando el hombre (insisto la especie humana) es “victima” (y siempre se ha dicho así: Victima) de sus instintos mas animales, de las pasiones de la “carne”, bien sean Gula, avaricia, u otras, pierde a su vez virtudes y siempre las virtudes son el extremo de una cuerda donde al otro extremo están las pasiones.

Es por eso que desde la más remota antigüedad, se viene diciendo que el hombre que cultiva sus virtudes, consigue escapar de las cadenas de la materia y de la carne que lo apresan. Es por esto que el cristianismo (por cierto en la misma línea que la naturaleza) y con el fin de intentar que las gentes sean lo más virtuosas posibles, orientan la sensualidad a su verdadera función natural.

Ciertamente aquí existe una contradicción un choque entre lo que es carne y lo que es espíritu, para purificar la carne y con ello elevar nuestro espíritu a más virtuosidad, se debe renunciar a los placeres de la carne, sin embargo si este ejemplo fuese imitado por todos esto conllevaría a la extinción como especie.

Pero eso no debe preocupar a una persona que se encuentre decentemente asentada en la estructura de la familia tradicional cristiana, pues no se nos reclama perfección ni santidad y de la satisfacción de los deseo primarios y e inexcusables para la supervivencia se saca provecho y disfrute, y también se saca la conclusión de en qué consiste el “vicio”, al igual que cuando comemos exquisitas viandas, se comprende en que consiste la Gula.

Escribió D. Miguel de Unamuno un profundo libro intitulado “La Agonía del Cristianismo” para quien quiera comprender….

irichc dijo...

Pues si tu condena a la pedofilia se basa en la exclusiva función reproductora del sexo resulta que tenemos que un pedófilo es condenable en la misma medida que un hombre y una mujer casados que usan del sexo por placer.

Esperaba esta crítica, aunque, francamente, me parece muy chata. Te diré el porqué. Practicar el sexo desde un punto de vista lúdico es, según lo veo, una inconsecuencia en la acción. Pero practicarlo con individuos inmaduros para reproducirse es una inconsecuencia en el sujeto, mucho más radical e infinitamente más dañina. Lo primero es algo que todos hacemos alguna vez, se apruebe o no en el fuero interno. Lo segundo es propio de criminales. Pero entre las dos actitudes sólo media el desplazamiento al sujeto de la inconsecuencia en la acción. Si el sexo fuera de base lúdico, su práctica no se resentiría en el traslado, del mismo modo que niños y adultos pueden jugar a pelota en sus respectivas categorías.

Por el contrario, una violación tiene de traumático lo mismo que de inadecuado: en adultos por negar la esencia libre del sexo; en menores por negar su esencia reproductiva. El carácter lúdico del sexo es sólo una característica secundaria de su condición de libre. El sexo puramente lúdico y, por tanto, no reproductivo es sexo sin fines, sexo vicioso y a la postre sexo esclavo.

irichc dijo...

además de verte abocado a legitimar la pedofilia cuando el que la comete busca fines reproductivos.

Si la reproducción es viable y hay libre consentimiento, el derecho natural dice que nada obsta al coito entre seres racionales. Me da igual lo que diga la ley.