lunes, 8 de octubre de 2007

Venus y Baco


La seguridad social no deja de ser un invento de germen cristiano, pero es verdad que el Estado del bienestar aspira hasta cierto punto a suplantar a Dios. Thomas Mann caracterizó al nihilismo como la moral del exceso, la liquidación metafórica de los ahorros. Me encanta esa definición.

14 comentarios:

simbol dijo...

"pero es verdad que el Estado del bienestar aspira hasta cierto punto a suplantar a Dios."


Todo parece indicar que las aspiraciones no eran desmesurdas, si es que realmente esas eran las aspiraciones. Pero como te contestara en mi blog, los sistemas de seguridad social no se crearon con el propsito de suplantar a los dioses, sino con uno mas prosaico: evitar las conflagracioes políticas para permitirles a los gobernantes dormir tranquilos.
Ocurió sinembargo, que un subproducto no previsto fué el que la gente comenzo a tener menos inestabiidad y por lo tanto menos angustia. Y nada hay tan favorable para la religión como la incertidumbre y la angustia.

simbol dijo...

Ps. Buena cuchillada esa de "Venus Y Baco", pero el cuchillo corta por los dos lados. Puesto que la seguridad social no les es muy conveniente, se opondrán lo creyentes a esos sistemas?, o aceptaran impotentes que lo de la gente es Venus y Baco y no Jehová?

simbol dijo...

PPS

Ahora que lo pienso, los jubilados españoles deben estar mas preocupados de sus pensiones que de Santa Bárbara, por lo que creo que ni los mismo creyentes, los que quedan, levantarán un dedo contra esos sistemas que los benefician. A dios rogando y con el mazo dando.

irichc dijo...

Y nada hay tan favorable para la religión como la incertidumbre y la angustia.

Estoy de acuerdo. Pero no sólo para la religión: también para el cambio de paradigmas en ciencia y las revoluciones en el arte.

irichc dijo...

Moraleja: lo bueno muere el mismo día en que el mal, en lugar de combatirse o extirparse, se disuelve en una fórmula ideológica. Para los socialistas el mal universal es la pobreza; para los liberales lo es la servidumbre. Pero ambos fenómenos son consecuencia del pecado original.

Fernando G. Toledo dijo...

"Consecuencia del pecado original". Ya salió el bromista.

irichc dijo...

Todo lo humano depende del albedrío, y el albedrío está sujeto al pecado original, de cuyo misterio se ocupa en parte esta bitácora.

Fernando G. Toledo dijo...

"Albedrío" + "pecado original". Entonces FV está basada en peticiones de principio.

irichc dijo...

¿Del tipo...?

Sursum corda! dijo...

Bonita inversión de la realidad.

Dios es el concepto que suplanta a la realidad.

Para el filósofo es el concepto que evita complicarse con la verdadera investigación y la ciencia.

Para el político, el concepto que sustrae la soberanía de los seres humanos y la responsabilidad última de sus actos libres.

Para el moralista, el concepto que crea el referente absoluto que es incapaz de encontrar en la necesidad de una sociedad armónica y funcional.

Para el temeroso, el concepto que le consuela en la incertidumbre y le disuade de procurar cambiar las cosas (Marx dijo algo de opio y tal).

Una bonita inversión, pero de bajo interés.

irichc dijo...

Prejuicios ateos. Si Dios fuera un error, sería un error demasiado grande, según Wittgenstein.

Sursum corda! dijo...

Tan grande como lo han ido construyendo las personas.

irichc dijo...

Wittgenstein quiso decir que sería un error totalmente distinto al resto de errores. Un error que no seguiría la gramática del término "error".

Sursum corda! dijo...

"Dios existe" es tan verdad o tan error como "La Atlántida existe".