viernes, 9 de noviembre de 2007

Nadie ha hecho más daño


La concepción científica actual está sesgada por estos tres enormes errores:

1) La materia prima aristotélica.

2) El dualismo maquinal cartesiano.

3) La cosa en sí kantiana.

Es decir, por la abstracción, amputación y, al fin, negación de las formas substanciales. De ahí que en cualquier ciencia que no sea puramente deductiva haya que tomar todo resultado con graves reparos lingüísticos antes de proceder a su decantación ideológica.

12 comentarios:

Dark_Packer dijo...

Please, explícame el primero y la relación entre los tres.
¡Te pasaste del chorizo al comprimido!

BlackJacket dijo...

Estimado señor frustado de propia voluntad:

Primero que nada concuerdo con el señor Darkpacker.
Segundo: Según mi humilde opinión, la ciencia hoy en día está opacada porque continúa pensando que no tiene ninguna relación con la filosofía. Desde este punto de vista, la materia prima aristotélica simboliza la reunión de un campo y de otro, pues siempre remitirá a un Id inexpresable y trascendente. algo muy parecido en Kant, pues su teoría resulta sólo sobre la base de 3 supuestos que en sí son indemostrables, como la existencia de dios y la libertad del hombre.

hoy en día la ciencia ha llegado a las partículas más ínfimas que todo lo componen, pero ante ellas ronda el silencio sobre la imposibilidad de acceder a aquello que hace que estas partículas tengan "vida".

si por lo menos la ciencia tuviere un discurso ideológico, quizá entonces no creería que sus acciones fuesen la sumatoria de egolatrías individuales.
un sincero saludo
de una platonista.

Dark_Packer dijo...

Blackjacket dijo: Primero que nada concuerdo con el señor Darkpacker.

Respondo: ¿En qué concuerdas? No he expresado una opinión, sólo he preguntado.

Sobre la relación ciencia-filosofía mira este artículo

Quizá la ciencia no tenga un discurso ideológico, pero los científicos sí que tienen ideologías.

BlackJacket dijo...

Estimado señor dark packer:
concuerdo en calificar al articulo como un "comprimido".
leí el artículo recomendado, que en parte es una crítica a la falta de ciencia de parte de la filosofía. Concuerdo en esto, y a la vez reprocho la unilateralidad del discurso aquel: a la filosofía le falta ciencia, y a la ciencia no le falta nada de ella.

Concuerdo con Hobbes, cuando decía que los ateos no son confiables: si no son capaces de creer en nada que trascienda su individualidad, entonces ...

Si por ahí se entienden las ideologías de los cientificos, sólo dentro de sus ámbitos particulares, más que ideología, yo continuaría diciendo: puro solipsismo.

de todas formas, gracias por el link.

saludos
una científica renegada

irichc dijo...

La materia prima aristotélica es impensable y, como tal, resulta sólo una hipótesis analítica. Si las substancias cambian, plantea Aristóteles, entonces el substrato material permanece, resultando ajeno a toda forma.

El error es mínimo y abismal al mismo tiempo. Las razones del cambio en la materia pueden llevarse al plano de lo infinitésimo, en cuyo límite figuraría la mónada. Ir más allá es destruir la razón, y eso es lo que sucede al presuponer que una substancia cambia.

irichc dijo...

Descartes y Kant sólo repitieron el error, marginal en Aristóteles, para construir desde esta base sus respectivos sistemas. Vivimos en un mundo cartesio-kantiano.

Dark_Packer dijo...

Irichc no sé si tu acusación puede aplicarse a la ciencia actual... lo digo porque el lenguaje científico normalmente no pretende más que ser una aproximación-descripción de la realidad, descripción que hay que revisar continuamente a partir de los nuevos conocimientos (estoy pensando en Mario Bunge).
Me parece que los científicos ni siquiera piensan que la energía (lo que sería el substrato) tenga un sentido unívoco, y que habría que hablar más bien de diferentes tipos de energía. No sé qué pensará al respecto la sra. Blackjacket.

Irichc dijo: El error es mínimo y abismal al mismo tiempo. Las razones del cambio en la materia pueden llevarse al plano de lo infinitésimo, en cuyo límite figuraría la mónada. Ir más allá es destruir la razón, y eso es lo que sucede al presuponer que una substancia cambia.

Respondo: No veo bien cómo se destruye la razón… veamos: supongo que la mónada vendría a ser la unidad indivisible (o la “mínima forma substancial” usando un lenguaje aristotélico). Pues bien, la misma categoría de “divisibilidad” no deja de ser una aproximación subjetiva a la realidad, pero me pregunto si tiene mucho sentido hablar de “divisibilidad” a un nivel sub-sub-sub…-atómico. Podemos “dividir” cuando tenemos ante nosotros “unidades” que podemos captar y manipular, pero a un cierto nivel eso es imposible, pues el mismo observador interfiere en la realidad observada.
Respecto a la cuestión de los límites del lenguaje científico puede ser interesante este artículo.

BlackJacket dijo...

Estimado señor Dark Packer:
en relación a los dichos del señor Irich no me había manifestado por encontrarlos del todo cerrados, y sabemos que opiniones tan tajantes en esta materia tienen el defecto de generar consecuencias adversas. Sólo quisiera recordar lo que pienso yo que cualquier profesor de filosofía antigua debe estar cansado de repetir: en Aristóteles, la materia es aquello determinado e indeterminado de lo que está formado algo, de lo cual algo se hace. Desafortunadamente en esa época no habían desentrañado las ínfimas particulas que conforman el ser. pues bien: yo creo que la materia aristotélica contiene esas particulas en germen. desde este punto de vista, insisto, su reflexión reúne ambas áreas: ciencia y filosofía. la materia prima aristotélica es el equivalente al electrón, por ejemplo.

no veo cómo pueda relacionar a Kant con la ciencia, considerando que, como ya dije, la teoría de kant se soporta sólo y sólo en 3 supuestos indemostrables. Estos son necesarios: si no se asumen toda su teoria se derrumba.

no es que quiera ser complaciente, pero estoy de acuerdo con varias de las cuestiones planteadas por Dark_Packer, y considero afortunada la mención a Bunge, autor que como bien sabrán, es de los pocos que ha establecido una fuerte interacción entre temas que usualmente trata la filosofía y la teoría del dicurso, con la ciencia. estas son las doctrinas que hoy "la llevan", porque no están cerradas. Basta ir a cualquier congreso actual de ciencia (de ciencia seria, no como ese grupo de gringos descreídos) y darse cuenta de que los sitiales son compartidos por eruditos de todas las áreas. Resistirse a esta cuestión, eso si sería un error, no sé si un error kantiano o metódico, aunque sí me atrevería a decir: un error neomoderno.

saludos

De la señorita Natalia F.
kantiana, pseudo bióloga, literata y punketa renegada (¿esto es más científico o menos, eh?)


pd: ir más allá de la mónada no es destruir la razón, sino todo lo contrario, "iluminarse" (iluminarse, es científico o no?)

MonjaGuerrillera dijo...

Hola Dark.
En genral, estamos de acuerdo.
Me gusta hallar blog de gente estudiosa y pensante. Y que ademas sea reflexiva.
Yo no estoy muy en desacuerdo con la "ciencia", pero cuando es opositora declarada del espíritu (ya que nunca es posible al revés a menos por mano del fascismo) hasta diría que se puede utilizar las falacias de la "ciencia" a nuestro favor.

Si me permites, que siendo protestante te linkee, te agradeceré.

MonjaGuerrillera dijo...

Irich, excelente sintesis: La materia prima aristotélica es sólo una hipótesis analitica! Vivimos en los ecos aristotelicos de Descartes y Kant.

Un abrazo

Sursum corda! dijo...

Ah ¿pero la ciencia actual tiene en cuenta el concepto aristotélico de materia prima?

Me temo que para lo bueno y lo malo, Aristóteles es sólo un poco más conocido que Leibniz, que es casi nada.

El concepto, como usted sabe irichc, disocia el ser en materia y forma, potencialidad y acto. Pero es como disociar el triángulo en lados y ángulos o al círculo entre interior cóncavo y exterior convexo. ¿Habría ángulos sin lados o lados sin ángulos?

No necesito aclararle a usted, quizá a alguien menos instruido en filosofía, que lado y ángulo NO son analogías con materia y forma, o a la inversa, sino en el sentido de dos abstracciones de un mismo ente analizado según nuestro conocimiento.

De hecho, creo que la ciencia actual no puede disociar lo que existe de las leyes que describen su comportamiento. No se puede entender algo indeterminado a lo que se impone desde el exterior un comportamiento regulado sino que materia y movimiento, energía, leyes físicas son sólo aproximaciones de nuestro conocimiento a una realidad única.

BlackJacket dijo...

De acuerdo con el sr. susumcorda
con suerte los científicos actuales sabrán sobre la materia prima aristotélica.