viernes, 16 de febrero de 2007

Antropoilógico


Alguien protestó contra la fe en Dios de esta manera:

Pero qué de absoluto puede tener una idea indefinida, nunca factualmente probada, que muchos niegan, y que otros tantos interpretan de maneras tan dispares.
Qué de absoluto puede tener una idea que ni siquiera es universal en sentido literal, puesto que todas las religiones son locales, es decir originarias de algun lado geográfico y, con relación al universo, parroquiales.


Sin embargo, no veo absoluto y universal como sinónimos. Universal: válido siempre, en todo momento y lugar. Absoluto: no ligado a nada, válido por sí mismo.

El ateo concibe un hombre abstracto, quiero decir, absoluto y particular a la vez. El cristiano, en cambio, y también el judío, da esas mismas características a Dios (en el Antiguo Testamento Yahvéh elige a un pueblo entre todos los demás, Pablo habla del "Dios desconocido", etc.), y al hombre las de universalidad y sujeción (centro de la Providencia y siervo de la virtud o del pecado). Un Dios absoluto y no universal en sus manifestaciones es posible. Pero un hombre absoluto -no ligado a nada- y particular -ligado a su circunstancia- integra un oxímoron de la peor calaña.

1 comentario:

tumbaito dijo...

Así... ¿Absoluto sería ABSOLUTamente desligado? Uy... veo problemas de impredicatividad. ¿Usted cree que la impredicatividad es un problema? Yo, personalmente, no pero está muy mal vista por ahí afuera.