martes, 8 de abril de 2008

Ni Dios ni el Diablo




Un argumento evolucionista en Alejandro de Afrodisias a favor del libre albedrío:

Si todas las cosas que suceden se siguen de ciertas causas que han sido preestablecidas, son definitivas y existen de antemano, en vano deliberan los hombres sobre lo que deben hacer. Y si el deliberar fuera en vano, el hombre tendría en vano el poder de deliberar. (No obstante, si la naturaleza no hace nada que sea primario en vano, y el hecho de que el hombre sea una criatura viviente con el poder de deliberar es un producto primario de la naturaleza, y no algo que acompaña meramente y sobreviene con los productos primarios, la conclusión que obtenemos es que los hombres no tienen en vano el poder de deliberar).

5 comentarios:

Dark_Packer dijo...

Habrá que definir qué es "deliberar" sin presuponer lo que quiere resolverse.

irichc dijo...

Deliberar, dice Alejandro más adelante, es lo que nos hace distintos a las bestias, que se guían sólo por el instinto o las apariencias.

Dark_Packer dijo...

Bueno, el problema es que los materialistas parten ya del presupuesto de que básicamente no somos distintos de las bestias, aunque sí un poco más complicados.

Sursum corda! dijo...

Deliberar es razonar sobre algo con todos los datos que poseemos en nuestra inteligencia.

Si somos nuestro ser material no es distinta la acción física y la acción mental y, por lo tanto, la parte de átomos que se mueven de tal manera según leyes físicas son idénticos a el yo que delibera.

Y si los átomos se mueven como seres distinguibles de otros y de, digamos por ejemplo, la estrella Sirio, su acción es libre con respecto de otros seres y la estrella Sirio, y si sólo se relacionan con otros seres por las causas y efectos, las causas y efectos sobre estos átomos son idénticos a las sensaciones o a la piedra que cae sobre nuestro pie y nos hace daño y saltar.

Un saludo y celebro su vuelta.

surscrd

irichc dijo...

Creo que el único modo de impedir la conclusión de este argumento perfectamente lógico es atacar el término "producto primario". Pero eso y no otra cosa son las especies con respecto a la maquinaria de la evolución.