viernes, 6 de enero de 2012

Diógenes




La moral concierne a la eternidad, pues algo sólo es bueno si lo es siempre, y sólo es malo si lo es siempre. Ahora bien, si el hombre no es siempre, el bien y el mal no pueden ser naturalmente su objeto, ya que son valores que le exceden en grado infinito.

‎"Seremos nada" es tanto como decir "somos nada", despoja a la humanidad de todo valor. Si te pago con dinero que mañana no valdrá, no me aceptarás esa divisa. Para el ateísmo el hombre es moneda falsa.

1 comentario:

Mario Saladich dijo...

No creo que se pueda desposeer a la humanidad de valor, al menos en un sentido distintivo al resto de criaturas vivas.
Lo que si creo es que el hombre carece del valor trascendente que tu le supones. Por tanto, su objetivo ultimo y natural no es la búsqueda del bien y del mal. Entre otras cosas por que no hay argumentos para asegurar siquiera que existe un objetivo natural asignado al hombre.