miércoles, 6 de mayo de 2009

Qué cabe esperar de la empatía-II




Pero, siendo nuestro objeto más la parte especulativa de la moral que su parte práctica, bastará con señalar lo que fácilmente se concederá, según creo: que no hay cualidades que sean más acreedoras de la buena voluntad y la aprobación del género humano que la beneficencia y la humanidad, la amistad y la gratitud, los afectos naturales y el espíritu público, o cualesquiera otras que procedan de una tierna simpatía para con los demás, y de una preocupación generosa hacia nuestra estirpe y especie. Éstas, dondequiera que se encuentren, parecen comunicarse entre ellas de un modo tal en cada observador que reclaman en su propio nombre los mismos sentimientos favorables y afectuosos, que son así ejercidos en derredor suyo.


Hume

* * *





Revolviendo los vientos las llanuras
del mar, es deleitable desde tierra
contemplar el trabajo grande de otro;
no porque dé contento y alegría
ver a otro trabajando, mas es grato
considerar los males que no tienes.


Lucrecio

3 comentarios:

irichc dijo...

El texto de Hume es una traducción improvisada del final de la segunda parte de An enquiry concerning the principles of morals, obra que puede consultarse en la red en su versión original.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Buenísimo lo de Lucrecio...

irichc dijo...

Y es de hecho una refutación empírica de Hume. Pero yo añadiría más: sí tendemos a alegrarnos del mal ajeno, en especial cuando éste no es excesivo