viernes, 24 de diciembre de 2010

Universo y semicausalidad




Lo acausal puede dar lugar a lo causal fuera del orden de la naturaleza sin contradecirlo, y ello en la medida en que opera desde un orden superior, radicalmente desemejante a aquel sobre el que influye. La acausalidad es la ausencia total de causas, no el hecho de que en uno de los extremos de la cadena causal no haya causa, por ser inicio de la misma.

Por lo demás, quien sostiene que hay en un mismo universo sucesos causados e incausados no sabe lo que es un universo. Spinoza argumenta que de una definición sólo se sigue la naturaleza simple de la cosa definida. Así, de la sola definición de triángulo no puede derivarse la existencia de una multiplicidad de triángulos, sino que se requiere una causa por la que lo uno decante hacia lo múltiple. Otro tanto sirve para el universo, de cuya definición puede deducirse la ligazón de sus partes, pero no que haya ciertos universos desligados unos de otros, esto es, un universo causal dentro de la ligazón y un universo acausal fuera de ella. Luego, si no se sigue de su definición en tanto que universos, se seguirá de una causa común a ambos, y existiendo tal causa no cabrá hablar de acausalidad en ninguno de ellos.

3 comentarios:

Miserere mei Domine dijo...

No es una casualidad ni una semicasualidad felicitarnos en Navidad. Gracias por su dedicación y buen hacer. Que el Señor nazca en su corazón y en de todos los que lo anhelamos. Feliz Navidad!!!

irichc dijo...

Feliz Navidad, amigo, y muchas gracias por los buenos deseos.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Efectivamente, yo no sé lo que es un universo.
Y tú tampoco, y seguramente nadie, ni siquiera Spinoza.
Lo máximo que tenemos son unos cuantos figmentos mentales que zurzimos como buenamente podemos; unos funcionan mejor, otros peor, pero todos tienen roturas por todas partes.