miércoles, 17 de septiembre de 2008

La coartada sentimental


No sé hasta qué punto puede resultar dramático, en cada caso, ser madre a los 17 por culpa de un descuido, o más bien habría que decir por culpa de una gran dejadez. Lo que sí que me parece dramático es banalizar la muerte sin temor de Dios, sin ningún respeto. Que, con tal de no asumir la propia responsabilidad, la izquierda prefiera incluso matar. Lo que me parece dramático es este desprecio por la vida humana, un desprecio que ha sido siempre característico de la izquierda, desde Siberia hasta la Arrabasada. Lo que hay en el fondo del debate sobre el aborto no es este caso o el otro, ni los plazos de los que habla ahora la ministra de España, ni si son 12 semanas o 24. Hay una degradación moral imparable, una escala de valores invertida y un listón cada vez más bajo para que ningún esfuerzo nos sea reclamado, hasta que ya no nos quede ninguna humanidad que defender y seamos sólo basura.

Salvador Sostres

2 comentarios:

El Perpetrador dijo...

Conviene con una frase del padre del conservadurismo:

"Los vicios son las causas de estas tormentas. La religión, la moral, las leyes, las prerrogativas, las libertades, los derechos humanos, son únicamente los pretextos."

(Burke, Reflexiones sobre la revolución en Francia, pág. 214 de la edición de Alianza)

irichc dijo...

Si fuera un poco más breve, podría ser el lema del blog.