miércoles, 4 de febrero de 2009

And in each track of glory since






Es la segunda vez que publico esta canción en el blog, pero doy por hecho que nadie la escuchó en la primera ocasión. Si no os gusta, no hace falta que busquéis más en el Barroco. Ni en la música, me atrevería a decir.

6 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Y yo, que conozco tu blog desde hace poco, me alegro mucho de que recuperes cosas tan impresionantes como esta.
Sí que agradecería una mínima información autor-obra-texto que se canta, no por 'culturizarme', sólo para situarme.

irichc dijo...

Gracias, Ángel. No quiero pasar por entendido en música antigua, porque no lo soy ni en el aspecto técnico ni en el histórico. Lo primero es por falta de aptitud o instrucción específica (no estudié solfeo); lo segundo por falta de dedicación, comprensible habida cuenta de que me aficioné a este periodo hace poco más de dos años.

De Purcell no sabría decirte nada que no quede bien reflejado en cualquiera de las poco útiles enciclopedias virtuales y demás apuntes que corren por la red. Estoy lejos de la erudición en este aspecto, y ya lo lamento. He dedicado todo mi tiempo a examinar tantos autores del Barroco como he podido, de los que barajo aproximadamente un centenar, pero mi conocimiento de los mismos es superficial e intuitivo. Si alguien se lo pregunta, la razón para incluir sus composiciones en este blog es, además de amenizarlo, mostrar empíricamente la superioridad espiritual de esa época sobre la nuestra.

En fin, para que no te vayas de vacío, te diré que esta pieza tan impresionante, como escribes, es una soflama anticatólica y una adulación hacia la nobleza anglicana ("princes that hate Rome's slavery"). Aunque el Barroco surgiera como conglomerado de innovaciones halladas en las distintas ciudades de la Italia de la Contrarreforma, pronto se universalizó y fue lenguaje artístico común para todas las naciones europeas. En aquel tiempo, no obstante las evidentes servidumbres individuales, el arte estaba por encima de la ideología.

Saludos.

Ángel Ruiz dijo...

¡Gracias! En realidad sólo me refería a poner autor y título, para buscar yo la información en la red.
Por cierto que no sé si a estas alturas merece la pena mantener la verificación de palabras, se puede quitar, que no pasa nada.

irichc dijo...

Hecho. Espero que las máquinas de spam anden lejos.

El Perpetrador dijo...

La razón para incluir sus composiciones en este blog es, además de amenizarlo, mostrar empíricamente la superioridad espiritual de esa época sobre la nuestra.

En efecto es el argumento de peso definitivo. Se podrá replicar con mil ardides retóricos en pro del relativismo, pero lo que queda de entonces es la obra bien hecha, sublime. En cambio, lo que quedará de esta época...

Coincido con el compañero en que es de agradecer no una retahíla de información sino tan sólo autor y título. No es posible contagiar la melomanía de forma más fácil. Lo mismo digo de los cuadros, algunos de los cuales me quedé con las ganas de saber su autoría.

¿Y para cuándo música instrumental pura y dura, Frescobaldi,Froberger, Couperin...?

irichc dijo...

Pues así lo haré, que es verdad que no cuesta nada. Y en relación a la música instrumental, pondré más (puse la Folia de Corelli hace ya algún tiempo, y también una sonata de Scarlatti). Es cierto que la tengo algo postergada por ser asemántica.