jueves, 15 de julio de 2010

Contra Hume




La explicación causal desde un plano epistemológico no es nada más allá de las correlaciones entre hechos, tan refinadas como se quieran. Pero presuponemos con razón que la causalidad es algo más, ontológicamente hablando. El motivo es el siguiente. Si se diera en la materia una indiferencia pura respecto a ser causada o incausada, debería ser -en todo lugar y a cada instante- una cosa o la otra en una proporción aproximada del cincuenta por ciento. Ahora bien, como nada observado nos induce a pensar que sea así, dada la regularidad y previsibilidad de los fenómenos, inferimos que no hay tal indiferencia y, por tanto, que la acausalidad no es una característica general de la materia. Luego, tertium non datur, lo es la causalidad, pues afirmar que la materia es a veces acausal equivale a confesar que lo es en ciertas circunstancias, esto es, bajo determinados efectos, lo que supone sostener un aserto autocontradictorio.

5 comentarios:

Gerardo Lino dijo...

Cómo te haces bolas con tu propia, muy propia, verborrea. Toda tu especulación es paja (recuerda al Aquinate), y cuando llegues al Cielo podrás al fin callarte. Entonces Dios acaso te revelará los poderes de la poesía. Ignaro.

irichc dijo...

De paja se alimentan los burros como tú cuando no están rebuznando. Ahórrate las admoniciones y aprende a no ultrajar el español en tu amanerada página. Y respeta la métrica, carajo.

Renton dijo...

Con lo cual se derrumba la teoría que propone que el Universo no tiene causa pues nada viene de la Nada.

:|

Dark_Packer dijo...

Hay ateos de estilo científico, por ejemplo Mario Bunge, que no niegan la objetividad de la causalidad.

Omar Martínez Alejos dijo...

Y de ahí que acabase por atisbar l conocimiento científico como algo basado en la mera creencia, y por dudar de que la física sea una ciencia o no. En definitiva, el conocimiento se reducía con HUme a la psicología, lo que en otros términos, nos hace ver que en este arduo y sufrido camino hacia la verdad, simplemente creemos que sabemos.