viernes, 2 de julio de 2010

Todo está bien si no hay Bien




Ya expuse en otra parte cuál era, según mi interpretación, la deducción metafísica de la tesis del mejor de los mundos a partir del PRS:

1) Todo existe por una razón (según el axioma: ex nihilo nihil fit).

2) Todo lo que existe tiene más razones para existir que para no existir (según 1).

3) No hay diferencia alguna entre existir y seguir existiendo. Ergo, cuantas más razones se necesiten para existir, más se precisarán para continuar existiendo. E converso, cuantas menos razones se necesiten para existir, menos harán falta para seguir existiendo.

4) Los estados de cosas ordenados, siendo racionales en sí, necesitan menos razones externas para seguir existiendo (según 3).

5) Existir es mejor que no existir.

6) Los estados de cosas ordenados tienen más razones para existir (según 2) y para seguir existiendo (según 4) que los desordenados y, por tanto, un mundo regido por el PRS es el mejor de todos los mundos posibles (según 5).


Jesús Zamora (que vuelve sobre el mismo tema) contestó a este argumento atacando su eslabón más débil o menos obvio, esto es, el punto 5. Para él lo mejor es un concepto relativo, vinculado al placer o a la opinión del individuo, mientras que para mí es absoluto, vinculado al número y orden de los fenómenos. El dilema de "o bien el ser es lo mejor, o bien la nada" es rechazado por Jesús al prescindir de una noción unitaria de lo mejor. Mi objeción sería que, en este caso, no cabe hablar de problema del mal. Pues, si el bien pende de las apariencias y del sentir de cada uno, otro tanto habrá que afirmar del mal, que ya no será un problema ontológico, sino cultural o epistemológico. Destruyendo los fundamentos de la solución, pues, decae la seriedad del propio obstáculo y se pierde su fuerza subversiva, por lo que el teólogo ya no se siente interpelado por él. Así, un Dios sabio y bueno no está obligado a crear un universo tal que todos sus seres se sientan felices en él (lo cual sería obrar como un adulador), sino uno en el que deban sentirse felices si son virtuosos.

2 comentarios:

HVN dijo...

Por muy relativo que sea el concepto "lo mejor", yo veo bastante claro su absoluted en el enunciado 5).

Llevemos el concepto al extremo y no a la individualidad: si nada existiese, no existirian ni el concepto mismo de existencia ni mucho menos un concepto como "mejor". Así, el simple hecho de existir, que hace posible la utilización de conceptos como "mejor", ya es mejor que no existir, que no lo deja.

Ese relativismo, desde la perspectiva que acabo de proponer, es falaz, pues no puede darse.

Una persona, por su parte, puede juzgar que sea mejor no existir que existir, y sentirse satisfecho de su juicio, entrando en la paradoja de que de no existir nunca lo hubiese hecho, siendo esto probablemente peor.

irichc dijo...

Es verdad, por otro lado, que algunos hombres prefieren no ser a ser infelices, pero esto no significa que prefieran lo mejor, sino lo que creen mejor. La irracionalidad humana se muestra cuando el miedo al dolor queda por encima del miedo a la muerte. Pues el dolor no es más que un aviso de una pérdida parcial ante la posibilidad de perderlo todo.