domingo, 4 de julio de 2010

Ockham, los presocráticos y San Anselmo




El axioma "de la nada nada sale" no es lógicamente demostrable, pero sí apagógicamente, pues su negación conduce a consecuencias ilógicas, como que algo existente pueda tener las mismas razones para existir que para no existir. Quien opine que el planteamiento es impertinente prejuzgará que el conjunto de lo que existe posee igualdad de rango en el orden de la existencia. Esto es a todas luces falso. Nadie duda que lo anterior da lugar a lo posterior y lo simple a lo complejo. Mi padre tuvo más razones para existir que yo, es decir, necesitó menos razones para lograrlo, puesto que las mías presuponen las suyas, mas no a la inversa. A su vez, el hidrógeno gozó de prioridad de existencia respecto al agua, que es un compuesto entre éste y el oxígeno. Con todo, la razón primera de la existencia nos resulta desconocida -esto es, la preferencia del ser sobre la nada- y o bien la atribuimos a una causa final inmutable (la voluntad de Dios), o bien negamos que quepa una posibilidad al ser para no ser, declarándolo necesario (la eternidad del universo). Sin embargo, esto último requiere una prueba lógica de la que carecemos, la que demuestre el absurdo de concebir un universo contingente, por lo que optar por lo primero en ausencia de la misma parece lo más racional.

Aceptada la ley metafísica por la cual cuantas menos razones se necesiten para existir, más razones se tienen para existir, deducimos que los elementos más simples y antiguos reúnen las máximas probabilidades de llegar a ser. Esta probabilidad se convierte en certeza absoluta respecto al ser más simple y antiguo concebible, a saber, el espíritu puro y eterno: Dios.

8 comentarios:

simbol dijo...

De la nada nada sale es una proposición tan sensata que parece necio negarla, o incluso intentar negarla.

Los cristianos la niegan cuando sostienen la creación por parte de su dios. Es obvio que, de acuerdo con los cristianos, de la nada salió esto. Me imagino que los cristianos a eso lo llaman un milagro y consideran razonable que esta proposición tan sensata sea violada por una autoridad superior y más sensata: dios.

Hasta aquí todo está normal.

Los ateos por nuestra parte siempre hemos pensado que la termodinámica parece apoyar esta afirmación sobre la constatación de que la materia ni se crea ni se destruye. Así la termodinámica apoya esta afirmación, e indirectamente induce a pensar en una materia eterna hacia el origen y hacia el futuro excluyendo, de paso, la creación divina; a menos por supuesto, que sea cierto que dios creo este universo con todas sus leyes, entre ellas las de la termodinámica. El dios deísta, pues.

Sin embargo últimamente las cosas se han complicado. Tal parece que la relatividad no se lleva bien con la ley de conservación, cosa que se ha sabido pero de la que no se habla mucho y que no explicaré porque no recuerdo la explicación con precisión en este momento ya que es algo enredada.

Otro problema que ha surgido es que ya no estamos en presencia de un solo tipo de materia sino de tres. La ordinaria, la materia oscura, y la energía oscura. La materia ordinaria es el 4%, la oscura algo así como el 25% y la energía oscura el 70%. Hasta aquí no tendríamos ningún problema porque podría decirse que cualquiera que sea el tipo de materia, ellas ni se crean ni se destruyen.

El lío aparece cuando los científicos afirman que el universo se está expandiendo espacialmente y que la densidad de materia en el universo es "constante".

De sus clases de física de bachillerato ustedes recordaran que "Densidad=masa/volumen" y que por tanto si el volumen está creciendo por la expansión, la densidad debe decrecer a menos que la masa este creciendo, y de estar creciendo estaría creciendo de la nada. Para quien no entienda le daré un ejemplo cristiano. Si usted tiene 100 personas y 100 panes le puede dar un pan a cada persona. La cosa se complica si usted tiene 100 panes y le puede dar un pan a 200 personas SIN REDUCIR el peso de los panes: de donde salieron los otros 100 panes? Y en este caso no contamos con Cristo para explicar el milagro, pues como sabemos hace tiempo que Cristo no hace este tipo de milagros.
Si esto es así, entonces se estaría violando eso de que "de la nada nada sale."
No hay que perder el sueño por esto pues primero hay que estar muy seguros del fenómeno y de que las fulanas materia oscura y energía oscura son una realidad indiscutible (eso pareciera). Luego de eso habrá que mirar cómo se explica. Por supuesto que el Vaticano nos dirá que es asunto de dios porque toda cosa extraña es burocráticamente asunto de dios, pero todo sabemos que dios no se mete en estas minucias.

José Luis Ferreira dijo...

En el Otto Neurath ya te hemos dicho por activa y por pasiva acerca del sinsentido de ese axioma.

Por cierto, una partícula puede existir con spin 1/2 cuando tenía iguales posibilidades de no existir con ese spin.

Hasta que no definas todas esa metafísica de manera formal seguirás dando palos de ciego.

Argumentas que, como no tienes pruebas de A te quedas con B, cuando tienes menos pruebas todavía de B, y cuando podría ser C, D,.... ¿Cuándo aprenderás? Mejor: ¿Cuándo querrás aprender?

irichc dijo...

Simbol,

Lo he dicho ya muchas veces, pero no viene de una más. La creación desde la nada es sólo una forma de expresar que Dios crea sin materia preexistente (desde la nada material, pues). Ahora bien, Dios es algo, luego Él y no la nada se postula como causa de la creación.

Todo lo demás que explicas me parece interesante, pero no puedo refutarlo ni corroborarlo por falta de conocimientos técnicos. En el blog que reseña José Luis estamos hablando de la causalidad en estos momentos.

Maelstrom dijo...

Pues los materialistas, del segundo principio de la termodinámica, bien que implican el principio, digamosle 2bis, la materia y la energía son eternas... no se puede ser más metafísico

Maelstrom dijo...

Principio éste, el 2bis, que choca en las narices de una frase como "Por cierto, una partícula puede existir con spin 1/2 cuando tenía iguales posibilidades de no existir con ese spin", concepto surgido del de la creación y destrucción constante de partículas en la escala de Planck, en el no menos obtuso vacío cuántico...

Cuartero dijo...

El universo actualmente observable tiene un tamaño de 93.000 millones de años luz, mientras que en su
origen
, durante el Big Bang, tenía un tamaño de unos 10 elevado a -33 cm.

Está claro que el espacio ocupado por el universo ha crecido mucho en este intervalo. ¿De donde ha salido ese espacio, que antes no existía?

De hecho, en estos momentos el universo sigue expandiéndose, y creciendo el espacio ocupado, y ¿de donde sale?

José Luis Ferreira dijo...

La segunda ley de la termodinámica, como cualquier otra en ciencia es la constatación de una regularidad empírica, que se enuncia como una proposición. Es cuando menos tendencioso tachar de metafísico a quien subordina sus enunciados sobre la realidad a la empiria.

El universo (lo que así llamamos universo en física) se expande. Eso tiene un significado preciso en física, pero una mala interpretación con nuestras intuiciones. En la física actual (la estándar) no tiene siquiera sentido plantearse la pregunta acerca de dónde sale el espacio extendido. Hay propuestas todavía sin demostrar que intentan englobar este universo y su expansión en un modelo más amplio que lo explique. Alguno de esos modelos puede que funcione y sirva. La metafísica seguirá sin servir para explicar nada.

Cuartero dijo...

Jose Luis, normalmente estoy completamente de acuerdo con lo que dices, pero en esto no, y no sé si no me has entendido bien.

Que el universo se expande, es un hecho comprobado. De ello podemos comprobar empíricamente (y medir) que el universo ocupa un cierto espacio es la actualidad, que es bastante grande. También podemos comprobar (y medir) el que ocupaba hace unos 13.000 millones de años. Hay una diferencia sustancial, y como con todas las diferencias de medida, tenemos perfecto derecho a preguntarnos de donde proviene ese cambio de valor en una magnitud física.

Desde luego, lo que es metafísica, y en eso si que estoy de acuerdo, es contestar a la pregunta, pues es cierto, como dices, que en la física estándar carecemos de datos para ello, por lo que sólo podemos especular. Pero si asumimos (como mera hipótesis de trabajo), que fuera del espacio no hay NADA, una conclusión es que ese espacio que ahora está y antes no, ha salido de la NADA, contradiciendo la afirmación de irichc en su entrada, pues si aceptamos la navaja de Occam, de ello NO se deduce que “de la nada nada sale”, pues tendríamos, como muestro, un caso donde eso no es así.