viernes, 28 de diciembre de 2007

Tercera cultura




Los ateos pueden comportarse moralmente, mas no está en su mano el justificarlo, en tanto que niegan que el universo pueda tener un sentido, malo o bueno. Explicar por qué en ocasiones somos morales no supone haber esclarecido por qué debemos serlo siempre. Así, pese a tratarse en la práctica de individuos dentro de los límites de la moralidad (hasta alcanzar cotas excelsas, si se quiere), los irreligiosos carecen de su propia moral, esto es, aquella aceptada por los principios racionales que postulan como ciertos. Y ello salvo que den crédito a cualquier suerte de ley innata cuya validez y grado de vinculación se extiendan más allá de las pautas estadísticas, cosa imposible para quienes han forjado su increencia en el nihilismo darwiniano.

No soy de la opinión de Moa, que ve en la ideología atea la causa de la extensión del maquiavelismo político. Pienso que sucede al revés, y es aquélla la que depende del éxito histórico de las revoluciones burguesas, que a fin de instaurarse en el poder emplearon el derecho natural "ad hoc" y en frentes contradictorios, pervirtiéndolo. El sentimiento de la ausencia de justicia engendra la convicción de que la frontera que separa al orden del desorden es sólo subjetiva. Ahora bien, el sujeto no puede ser límite de nada, pues él mismo debe limitarse a su noción -aquella a la que se sujeta. Por tanto, la muerte del individuo es también la muerte de Dios, que al quedar desprovisto de su imagen y semejanza se convierte en sombra proyectada en las cosas, espectro o espejismo.

13 comentarios:

Äriastóteles Platónico dijo...

Hola, Irichc, me viene a la cabeza un retruécano de una de las líneas que leí en el post. La muerte de Dios es la muerte del hombre, porque Dios es el fundamento del mundo, y al quedar el mundo sin fundamento, éste se viene abajo con todos sus habitantes, incluido el hombre. Por eso tras el hombre quiso venir el superhombre, sin poder ocupar el lugar vacante por el hombre. Sin Dios, nos precipitamos hacia la nada inmisericorde.
Saludos cordiales.

Celestia dijo...

Los creyentes, a veces, pueden comportarse moralmente, mas no está en su mano el justificarlo, en tanto que niegan que haya una moralidad absoluta, sino subordinada a los caprichos de su dios de turno, en cuyo nombre está permitido todo, desde matar a a violar niños, como bien justifica el obispo de Canarias.

Así, el universo puede tener un sentido, malo o bueno, pero justificar que en ocasiones la misma acción es lícita o no, dependiendo de los caprichos del dios en cuestión implica, necesariamente, que NO son morales, pues, desde luego, no supone haber esclarecido por qué una acción debe buena debe serlo siempre, ya que desconocemos los designios del dios que toque. Así, podemos tener, en la práctica, a individuos dentro de los límites de la moralidad (incluso hasta alcanzar cotas excelsas, si se quiere), pero los rreligiosos carecen de su propia moral, esto es, aquella aceptada por unos principios racionales que se postulen como ciertos, pues basta decirles “Haz esto, dios lo quiere”, y lo llevarán a efecto, sea la acción que sea. Y ello salvo que den crédito a cualquier suerte de ley innata cuya validez y grado de vinculación se extiendan más allá de esas místicas creencias, cosa imposible para quienes han forjado su creencia en un nihilismo mitológico.

Feliz año.

irichc dijo...

Los caprichos de Dios. Suena estúpido para un cristiano, que concibe al Ser Supremo como la sabiduría absoluta, fuente de la moral. Cualquier comparación de los designios del Dios de la Biblia con -digamos- los amores de Zeus por las mortales demuestra ineptitud exegética, por ilustrada que se finja. Y esto es así por dos motivos: Que siendo Dios razón primera y necesaria de todo lo demás, nada hace en vano; y que, aun haciéndolo (si tal pudiera pensarse), tendría derecho a ello, pues es el Creador de cuanto existe.

Feliz año.

Santiago dijo...

Oh Celestia, estas cofundida.
La moral siempre es la misma y solo la cambiamos los hombres, pero en lo que se refiere a la moral innata que nos ha dado Dios, esa es inmutable.

Confundes la Iglesia con Dios.

Y si, la Iglesia puede hacer muchas tonterias, como la que ha dicho hoy el señor obispo de Tenerife, pero es que la Iglesia es HUMANA, y no hay hombre que no erre.

Por otra parte tergiversas las ya de por si absurdas palabras del cardenal, pues el dijo que hay niños de 13 años que incitan a que les abusen, pero no he visto que diga que este permitido ... ¿matarlos y violarlos?. Sus palabaras ya son absurdas de por si, no las empeoremos mas.

Y como ya ha dicho Irich el Dios cristiano no esl tipico dios veleta que ahora quiere al divino Aquiles, ahora al valeroso Hector, su moral es eterna.

Curiosamente la moral que se ha ido siguiendo en Europa hasta hace bien poco ha sido de corte cristiano, y no creo que sea mejor buscarte tu propia moral si esta demuestra ser peor que la ya establecida.

Dudo mucho que una religion que se base en el amor al projimo pueda ser perniciosa, mas miedo me dan los postulados positivistas ateos.

Cuartero dijo...

Disculpad por el nick anterior, ha sido una confusión porque estaba actualizando el blog, y no lo he cambiado antes de escribir.

Por cierto, es

blogcelestia.albacete.org

Los caprichos de dios sonaran como quieran, pero eso díselo a un asesino suicida que se inmola en nombre de dios. Si matar o morir en nombre de dios es moral, la razón primera es una mierda de razón.

Santiago, disculpa también, pero mi confusión es menor que la tuya, aunque culpa mia es. Pero esa moral innata que nos ha dado ese dios, ¿cual es? ¿la que prohibe transfusiones de sangre? ¿la que te ordena morir en su nombre? ¿la que prohibe comer cerdo? ¿la que ordena mutilar el clítoris a las niñas? ¿la que te mata si no le das todas tus propiedades? Y si es inmutable, ¿por qué en la biblia no hay ni una mala palabra contra la esclavitud? ¿Acaso es que no era mala por la época en que se escribió?

Y la iglesia es humana, claro está, y como humana que es tolera más sus faltas que las del prójimo, faltaría más, como haces tú, exculpando a un hipócrita redomado, que defiende la pederastia. Si fuera un rival, lo desollarías, seguro, antes que perdonarlo por las mismas palabras, pero claro, a dios rogando y con el mazo dando, y mis pecados son menos importantes que los tuyos, porque yo soy el dueño de la moral. Valiente actitud.

Y menos mal que el dios cristiano no es veleta, si lo fuera, no quiero ni pensar qué cambio habría dado del viejo al nuevo testamento. Aún así, unas pocas capulleces le quedaron, y en su nombre, también se vertió una pequeña cantidad de sangre, y ahora no, porque, gracias a dios, no le dejamos.

Feliz año a tí también Santiago, y mis mejores deseos laicistas.

Santiago dijo...

Insisto en que tergiversas las cosas, y mucho.
Un tio suicida como dices tu... eso es fanatismo, que no religion.
Y no seas demagogico, como si no hubiese hombres que se han reventado no solo en el nombre de Dios, sino en nombre de una ideologia, de una faccion, de un pais, de una persona, de unos ideales...
Ni matar ni morir es moral, Dios no admitiria algo asi contra su creacion, que somos nosotros, es mas, ¿por que te crees que no admitimos esa aberracion que llamamos aborto? Gran subterfugio este.
Lo de las transfusiones de sangre... eso se les ha ocurrido a los Testigos de Jehova, que huelga decir es una secta, y es mas, la Iglesia Catolica, apoya y pide hacer transfusiones e incluso donacion de organos, ya me diras tu.
Con lo de comer cerdo y el clitoris de las niñas lo mismo, eso no es el cristianismo, que por cierto te lo vuelvo a repetir, me parece la religion mas adecuada para la moral humana, por lo antes repetido se basa en el amor y carece de las extravagancias de las otras.
Lo de decir que justifico al obispo con eso me parece hasta ofensivo, por mi podrian excomulgar a ese señor y encerrarle una temporadita en donde sea, me has vuelto a tergiversar, cuando digo que la Iglesia es humana no lo digo para justificar ordalias, cruzadas y demas cosas, sino para haceros ver absurdas vuestras ideas de que nuestra Iglesia tiene que ser absolutamente divina y correcta, un argumento usado por los ateos contra los creyentes muy a menudo.

Y huelga decir que hay una justicia terrenal. la impartida por nuestros tribunales, y la divina , en la que Dios ya nos ajustara las cuentas.
Y lo de verter sangre en su nombre, te lo vuelvo a repetir, igual que se ha vertido en su nombre se ha hecho en el nombre de un pais, o de unas creencias, a lo largo de todo el mundo.

Feliz Año Nuevo y que Dios te bendiga.

PD: Dios siempre va escrito con mayuscula al ser un nombre propio, independientemente de las creencias del escritor.

Cuartero dijo...

eso es fanatismo, que no religion.

¿Y cual es la diferencia?

Ni matar ni morir es moral, Dios no admitiria algo asi contra su creacion,

Hechos, 5, 1-11

Y eso que Pedro no era, precisamente, trigo limpio.

eso se les ha ocurrido a los Testigos de Jehova, que huelga decir es una secta,

Pues repito, ¿Y cual es la diferencia? Ellos dicen lo mismo de vosotros, un poco relativista te veo. Yo no se a quien creer.

me parece la religion mas adecuada para la moral humana,

Claro, y a mi no. Por eso vuestra moral es relativa, como la de los demás y el patio de mi casa, que huelga decir que es particular.

Lo de decir que justifico al obispo con eso me parece hasta ofensivo

Es tu problema, aunque por esta vez te perdono, vete y no lo hagas más.

Y huelga decir que hay una justicia terrenal. la impartida por nuestros tribunales, y la divina , en la que Dios ya nos ajustara las cuentas.

Bien, en lo primero estamos de acuerdo, en lo otro, mi opinión es que ya le ajustaré yo las cuentas a cualquier dios que me encuentre.

Y lo de verter sangre en su nombre, te lo vuelvo a repetir, igual que se ha vertido en su nombre se ha hecho en el nombre de un pais, o de unas creencias, a lo largo de todo el mundo.

No te lo discutiré. Igual de malo es, y la religión no es mejor, por cierto, como tú mismo reconoces. Como otras ideologías, es una creación humana más, y no de las mejores.

Dios siempre va escrito con mayuscula

No, no siempre, sólo cuando se hace referencia a Dios, el dios cristiano como su nombre, como también se escriben con mayúsculas las referencias a Alá, Yavé, o Zeus, pero no cuando lo es a un dios o a unos dioses genéricos, en que no es un nombre propio.

En cualquier caso, aún en ese caso, las prisas del redactor siempre tienen preferencia. Como Dios manda.

Un saludo, y que Dionisios te colme de bendiciones, sobre todo esta nochevieja.

Cuartero dijo...

carece de las extravagancias de las otras

Ja. Adorar a un zombie que es su propio padre, con el que te comunicas telepáticamente, y al que te comes los domingos, ¿no es extravagante?

irichc dijo...

Cuartero:

La moral innata son los mandamientos y los preceptos fundamentales del Evangelio. Esta última no sólo es innata, sino también perfecta.

Si se te concediera lo que presumes, a saber, que los cristianos somos inmorales y arbitrarios, no por ello habrías demostrado que los ateos quedáis en mejor situación.

irichc dijo...

En otras palabras: Si las creencias influyen negativamente en la moral, entonces nadie se libra, pues todos creemos. Y si sólo según qué creencias, deberá argumentarse la distinción.

JESÚS ZAMORA BONILLA dijo...

Cada ateo es de su padre y de su madre; como con los creyentes, es imposible generalizar.
Hay ateos "kantianos" (digamos), que piensan que la justificación moral procede de la propia naturaleza de la racionalidad, y por lo tanto, para saber si algo es bueno o malo, si debemos hacerlo o evitarlo, lo único que nos hace falta es la razón, y no Dios (los "kantianos creyentes" dirán, además, que la moralidad nos lleva a CREER -que no demostrar- que hay un fundamento absoluto de ella, a lo que llamaríamos Dios; pero no todos los kantianos son creyentes).

Los ateos inmoralistas, como yo, lo que creemos es más bien que la justificación moral en sentido absoluto es sencillamente un mito; se puede demostrar que la raiz de dos es irracional, se puede demostrar que el uranio es radiactivo, pero no se puede demostrar que el homicidio es malo (además, ¿qué gano yo con demostrarlo?; lo único que me interesa, a mí y a todo el mundo al que el asesinato le parece repugnante, es EVITAR el asesinato -aunque admito que CONVENCER a la gente de que es "objetivamente malo" puede ser un buen medio para evitarlo, tan bueno como convencerles de que si matan a alguien, una bruja vendrá y se comerá a sus hijos; pero reconocemos que a quien se le convence de eso, se le está contando una trola-).

Así pues, los ateos inmoralistas creemos que NADIE puede justificar el comportarse moralmente (quienes creen que lo justifican, se equivocan).

irichc dijo...

Un inmoralista no es quien cree que nada puede justificarse en el orden moral, sino el que opina que todo es susceptible de ser aprobado según el contexto. La moral no es una complicada teoría, del mismo modo que el lenguaje no es un tratado de gramática. Ser moral es actuar y elegir por lo pronto un curso de acontecimientos en lugar de infinitos otros igualmente posibles. La justificación de la bondad de un acto viene dada en primer lugar por su libre observancia, y sólo ulteriormente por su sistematización en un código de preceptos.

Así, todo lo que no es instinto, todo lo racional-práctico, es moral. Ahora bien, todo lo que se contradice consigo mismo es irracional, luego también inmoral. De donde se sigue -y no hacían falta tantas alforjas para llegar a ello- que el inmoralista es inmoral porque se contradice, pero no amoral, ya que actúa voluntariamente y según fines conscientes.

Cuartero dijo...

Irichc,

Los ateos quedamos en mucho mejor situación, cuanto que conocemos nuestras limitaciones, y tratamos, o al menos podemos tratar, de mejorarlas. Los creyentes, por el contrario, perseveráis en vuestro engaño, convencidos como estáis de estar en posesión de la verdad absoluta, lo que os impide siquiera plantearos cualquier búsqueda de la verdad. Para qué, si ya la tenéis.

La influencia de las creencias en la moral, en principio, no es ni positiva ni negativa, pues tanto pueden ser acertadas como erradas; pero en lo que si influyen, y mucho, es en la imposibilidad de enmendar, en caso de estar equivocadas.

Y tanto los mandamientos como los evangelios contienen errores, aunque como he señalado, los creyentes estais imposibilitados de verlos. Los mandamientos, cuya envoltura es un libro, el antiguo testamento, en el que, en teoría con la sujección a esos mismos principios morales se justifican masacres, genocidios, exterminios y ordalías sin cuento. Además de que, junto a preceptos razonables (p.e. no matarás) aparecen otros como ese estúpido “amarás a Dios”, que no se qué coño tiene que ver con la moral, o ese inútil “no desearás a la mujer del prójimo”, pues no existe, ni puede existir el absurdo pecado de pensamiento, propio de mentes enfermas.

Y los evangelios, aparte de ser aburridos, perfección contienen poca. Admito que el “amarás al prójimo como a tí mismo” es mejor precepto que el salvajismo implícito en al antiguo testamento que le precede. Pero, primero, no es original, pues pensadores anteriores ya lo proponían, y segundo, en la carcasa en la que aparecen, lo mismo que pasa con el A.T., tanto se justifica un roto como un descosido, pues también sus principios morales sirven, sin que se explique por qué, para justificar la homofobia, el racismo o la misoginia, entre otros, o por ejemplo, crímenes como la esclavitud, parece que no era tan mala para esos evangelios que son la base moral de los cristianos.

Así ha salido esa moral, esa doble moral, tan característica, y con ese tufo tan particular.