viernes, 7 de diciembre de 2007

Volvamos al laberinto




Dejo momentáneamente de lado el aburrido y abstruso, aunque necesario debate sobre la vida y la dignidad humanas, que he estado sosteniendo estos días a varias bandas más por imperativo ético que por devoción.

Vuelvo a sumergirme en Leibniz.

2 comentarios:

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Hola compañero...

irichc dijo...

Hola, Jorge. Me alegro de verte.