lunes, 9 de abril de 2007

Pariente pobre


No hay opción:
Ateísmo es religión
De desconsolados.
¿Sondar lo Divino
o menear los dados?
¿Ciega pasión o
Solaz sin testigos?
Mas sepan los vivos
Que ambas fes están
Por burlar a Muerte.
Así, del galán
El mismo furor
Ha el masturbador
Y distinta suerte.



15 comentarios:

Fernando G. Toledo dijo...

Pariente tu tía

El necio va a repetir
Lo que mande su temblor:
Es la fe que da escozor
Y que le obliga a mentir

Por ejemplo él va a decir
Que "también es religión
El ateísmo" Razón
No se le puede exigir

A quien escupe hacia arriba
Todo le turba y espanta
Toda mentira le es santa...
Va otro sorbo de saliva

Traga pues en paz creyente:
Ya llevas muerta la frente.

irichc dijo...

¿Qué problema tenéis en llamaros religión? Yo veo ese pánico como una señal clara de escasa confianza en vuestras tesis. No poder decir nada originario y, por tanto, definitivo sobre el hombre es no saber de él nada interesante. Como conocer una manzana por su silueta antes que por su sabor.

Fernando G. Toledo dijo...

Tu religión no es una logia. ¿O sí lo es? Si no lo es y la llamaran "logia", ¿defenderías el mote correcto?
Pues religión es aquélla que postula la creencia de un alma como núcleo fundamental. El ateísmo no es una religión. Pero, no obstante ello, es capaz de decir y mucho sobre el hombre. Lo que no deja jamás de ser nuevo es que es natural y mortal, y que debe esperar la muerte sin miedo, porque cuando la muerte es, él ya no es, y mientras él sea, la muerte no es.

irichc dijo...

Tengo mis dudas respecto a que el hombre primitivo pueda encuadrarse en la denominación "animista", pues la creencia en el alma exige un grado considerable de refinamiento filosófico. En esas sociedades se practicaban ritos funerarios que, en cierto modo, venían a presuponer que el fallecido tenía otra clase de vida; que estaba todavía allí, pero de una manera oscura, penetrada por el misterio. Nada de alma, sólo una forma distinta de presencia corporal. ¿Diremos, entonces, que todas esas solemnidades mortuorias eran arreligiosas?

Fernando G. Toledo dijo...

La creencia en el alma exige la atribución de real (aunque sea de carácter sutil, gaseoso, intangible), por ejemplo, las visiones en los sueños de los seres queridos que han muerto. O de los animales que despertaban . El proceso no exige la aparición de un Platón para ello. Todas las críticas a las teorías de Tylor, el padre de la hipótesis animista, parten de una deficiente concepción de lo que él explicó claramente en Primitive Culture.
Sin embargo, el animismo no es religión, sino el umbral de la religiosidad.
Ver:
http://www.ishmael.org/interaction/qanda/list.cfm
(choose a topic>>Animism)

De cualquier modo estamos desviándonos y ese tema lo he tratado en mi blog con mayor énfasis.
Acá la cuestión sigue siendo tu obcecada e infundada afirmación de que el ateísmo es una religión.

irichc dijo...

Sigo pensando que "animista" es un término proyectado por el materialismo sobre períodos remotos de la historia de la humanidad. ¡Pero entonces ni siquiera se tenía una idea clara de materia! Todo estaba mezclado. El dualismo fue un gran avance filosófico, y antes de él no había nada más que ignorancia. El monismo vino después.

irichc dijo...

Los mismos presocráticos, al referirse al "arkhé", apelaban a un primer principio ínsito en la realidad y distinto a ella, o superior a ella, como un círculo dentro de un círculo. Sócrates traspuso ese primer principio al alma humana (o mejor: al cuerpo humano). El paso hacia la trascendencia, sin embargo, ya fue dado por sus precursores.

irichc dijo...

No nos desviamos del tema: de la definición de religión que convengamos se seguirá que el ateísmo quepa o no en el molde del pensamiento religioso.

Fernando G. Toledo dijo...

El dualismo fue un gran avance filosófico, y antes de él no había nada más que ignorancia. El monismo vino después.

Claro que no coincido: el dualismo fue una escisión dañina que desvió el pensamiento por una senda errada, más allá de cuánto (y cuán vanamente) se haya pisado esa senda desde la filosofía.

Los mismos presocráticos, al referirse al "arkhé", apelaban a un primer principio ínsito en la realidad y distinto a ella, o superior a ella, como un círculo dentro de un círculo. Sócrates traspuso ese primer principio al alma humana (o mejor: al cuerpo humano). El paso hacia la trascendencia, sin embargo, ya fue dado por sus precursores.

Entre esos precursores están, qué duda cabe, los "proto filósofos" que imaginaron que su "constitución ontológica la componían dos elementos conjugados, es decir, contradistintos pero no contradictorios, ni mutuamente excluyentes: un elemento corpóreo y otro incorpóreo perasociados funcionalmente, aunque separados en el instante de la muerte o desintegración del cuerpo. Hasta ese momento, el anima ofrece una vocación migratoria, pero por breves lapsos de tiempo, pues su separabilidad no comporta, durante la vida del individuo, una separación permanente" (GPO, exponiendo a Tylor).

"No nos desviamos del tema: de la definición de religión que convengamos se seguirá que el ateísmo quepa o no en el molde del pensamiento religioso".

Si la premisa es el relativismo, todo vale. Cualquier definición de religiosidad que no contemple la creencia en un alma como principio inmaterial y trascendente, que no conlleve cultos ni sacralización, ni nada más y nada menos que "piedad", me resulta inválida. Y al ateísmo no lo cruzan esas coordenadas.

irichc dijo...

Cualquier definición de religiosidad que no contemple la creencia en un alma como principio inmaterial y trascendente, que no conlleve cultos ni sacralización, ni nada más y nada menos que "piedad", me resulta inválida.

Los ateos liberales o socialdemócratas soléis decir, cuando os apuran con acusaciones históricas, que los comunistas eran religiosos (en tanto que comunistas, no en tanto que ateos), pero que vosotros no lo sois. ¿Por qué, si en el alma no cree ninguno de los citados subgrupos?

Queda el culto y la sacralización. Pero eso es como sostener que los fans de Sting son el equivalente al parroquiano devoto: no basta. Además, ¿acaso no hay nada sagrado para vosotros? Si así fuera, sois muy peligrosos. Una piedad anárquica vale lo que la compasión de Calígula.

Fernando G. Toledo dijo...

Tantas palabras para no decir nada, e incluso permitirse colar un par de falacias como para no salirse de la costumbre. Acaso no definís lo que es religión para no recapitular y reconocer que el ateísmo no es una religión.

Introducir anodinamente el concepto de sagrado no hace más que embarrar la cancha. Es un término tan polisémico como el que nos atañe desde el principio y del que no veo tu definición.
Si no estás de acuerdo con la mía, no hallo una crítica seria en la respuesta que precede a este escrito. Es como la bomba de humo que sirve para escabullirse pero no para enfrentarte al adversario.

irichc dijo...

Ya la he definido implícitamente en mi primera réplica. Religión es el conocimiento sobre el hombre que se postula como originario y definitivo.

Fernando G. Toledo dijo...

"Religión es el conocimiento sobre el hombre que se postula como originario y definitivo."

Esperé el tiempo suficiente. Creí que iba a darte vergüenza esta definición. Vanas esperanzas.

irichc dijo...

O excesiva fe.

Fernando G. Toledo dijo...

Eso también es un pleonasmo.