miércoles, 21 de marzo de 2007

Realidad, flatus voci


Fantástico es una cosa, imaginario es otra. Fantástico es aquello cuya realidad objetiva se finge, como Medusa. Imaginario es lo que carece de realidad substancial, como el color azul del cielo.

Esto es muy interesante. Tenemos que para el materialista lo menos real son las ideas (olvidan aquí que "la existencia no es un predicado") y lo más real son los hechos (que no pueden ser cambiados por las solas ideas, pero sí a la inversa). Los hechos objetivos, substanciales o no. Es decir, lo tal vez aparente. Ahora bien, ¿qué debe tener un hecho objetivo para convertirse en substancial? Una idea, amigos, una idea.

04 Carissimi_ In T...


3 comentarios:

Renton dijo...

Siento tener tan pocas luces y no entenderte... :( qué quieres decir con una idea?

No es débil lo substancial ante lo empírico?

Renton

irichc dijo...

Lo único objetivo es lo subjetual, aquello a lo que puede imputarse un predicado. Sujeto y predicado conforman la unidad de sentido que he venido a llamar idea. Ver correspondencia de Leibniz con Arnauld.

NaoBerlin dijo...

Me quito el sombrero!