martes, 23 de noviembre de 2021


En el liber de possibili et impossibili Llull propone otra demostración a priori de la existencia de Dios, que es como sigue:

Lo necesario es necesariamente necesario, ya que si fuera posiblemente necesario también podría ser contingente o imposible, lo que es contradictorio.
Lo posible es necesariamente posible, ya que si fuera posiblemente posible también podría ser necesario o imposible, lo que es contradictorio.

Lo imposible es necesariamente imposible, ya que si fuera posiblemente imposible también podría ser necesario o posible, lo que es contradictorio.

Si el ser necesario existe, existe ajeno a todo género de posibilidad e imposibilidad. Y si el ser necesario no existe, su opuesto es necesario, lo que conlleva que lo posible no es necesariamente posible ni lo imposible necesariamente imposible, lo que es absurdo. Por tanto, el ser necesario existe.

Pruébase:

Si el ser necesario no existe significa que no es necesariamente necesario, esto es, que lo necesario es del género de lo posible (lo necesario posible) y lo posible no es del género de lo necesario (lo posible posible). Si lo posible puede ser o no ser posible, entonces lo posible puede ser o no ser no posible. Es decir, lo posible puede ser imposible o necesario, lo que va contra la hipótesis de no ser del género de la necesidad.

Asimismo, si el ser necesario no existe, es imposible, dado que la posibilidad de lo necesario conlleva su existencia. Ahora bien, si el ser necesario es imposible, el ser no necesario, el ser posible, es necesario, toda vez que la imposibilidad de A conlleva la necesidad de no A.

No hay comentarios: