lunes, 22 de marzo de 2021


 

Oye, hijo, la doctrina de tu Padre, y aprende a temer a Dios, que es tu verdadero Padre. Considera tus principios si quieres tener buen fin: mira lo que eres, y verás lo que serás: conócete y conocerás a Dios, mírate para mirarlo. Seas el ciego del Evangelio: ¿has de ver mucho? el lodo sobre los ojos. Mira tu naturaleza, que es humana y dice flaqueza y debilidad: hecho de un poco de barro, el cual siempre se quedara barro, si no lo animara el espíritu de Dios.

¿Quieres, hijo, ver tu fortaleza? Pues mira su consistencia. En gracia, la humana naturaleza apenas la conservó unos pocos días, otros dicen pocas horas. Entera y fuerte fue tal que tuvo habilidad de perderse, y sin flaqueza interior, en Adán y Eva, se rindió a un enemigo exterior. ¿Cuál será enferma y mortalmente herida y perdida la que se perdió en salud, fuerte, poderosa y sana? Cayó el hombre con luz en el Paraíso; ¿qué hará y cómo se tendrá en pie entre tantas tinieblas y confusiones en el destierro, si no le ayuda la gracia por la oración, y su luz?

¿Qué es nuestra naturaleza, hijo, sino un vaso de pasiones y miserias, seminario de culpas y de desdichas? Mira al hombre al engendrarse y lo hallarás corrupción. Míralo en la cárcel tenebrosa de su madre y lo verás una viva suciedad. Míralo antes cautivo que libre, primero preso que reo, apenas formado el cuerpo y ya en un calabozo obscuro. Antes conoció las tinieblas que la luz; primero fue monstruo de nuestra naturaleza que parezca su alegría.

¡Pero ay, hijo!, que aun es menos lo que padece en las entrañas de la madre el cuerpo que lo que padece dentro de su cuerpo el alma. Mírala cautiva, no ya de la corrupción y del asco como el cuerpo (que eso fuera tolerable) sino de la misma culpa, criada a original servidumbre, masa condenada y destinada a trabajos sin medida. Comenzar a ser y comenzar a servir, en el hombre, todo es uno. Esclavos fuimos todos del enemigo común, ¿de qué nos desvanecemos? Sólo un Hombre se eximió de esta dura servidumbre, por ser Dios, sola una Mujer, por ser su Madre; todos los demás caímos, todos los demás tributamos sin remedio.

Nace el hombre a padecer y llorar: sale por congojosos conductos de aflicciones, de dolores y de penas, causándolas a su madre, y tal vez la misma muerte. ¿Qué tal es lo que no puede ser vida sino arriesgado, y aun arriesgando a la muerte? ¿Qué tal es lo que tal vez mata a quien le dio vida? ¿Qué tal es lo que antes conoce las lágrimas que la risa? ¿Qué tal es aquello que comenzar a vivir, a llorar y a lamentar, todo es uno? ¿Más si llora a los pies de su madre haber nacido, viendo lo que le espera? ¿Más si llora el cuerpo las innumerables penas, o el alma las innumerables culpas? Finalmente nace el hombre necesitado de todo, y de todos, y crece con la limosna y piedad de sus padres, todo inútil para sí, e inhábil a su remedio.

Entra la piedad de Dios y lo hace suyo con las aguas del bautismo. Quítale la piel del antiguo Adán, y le viste la túnica de la gracia. Hácese hijo adoptivo de Dios por la sangre del Hijo eterno de Dios. ¡Oh, si aquí se acabase su fortuna, y pasase desde la gracia a la gloria, niño santo e inocente! Pero no así, hijo, porque crece a mayor merecimiento, o a más dura contingencia. Ráyale la luz de la razón y al instante le sale al encuentro el apetito, y comúnmente éste, poderoso y eficaz, arrastra aquélla, por estar débil con la primera caída, si no le asiste la gracia. Comiénzanle a nacer con las luces los afectos, y con éstos las pasiones. Crecen éstos y vanse cubriendo aquéllas. Ya cayendo, ya levantando, y muchas veces caído, vive una vida penosa y atribulada. Vive, siendo niño, ignorancia; mozo, riesgo; hombre, cuidados; viejo, embarazo y flaqueza. Vive una vida que suele serle grande socorro la muerte. Éste es el hombre exterior, hijo mío: procura hacerte interior. Vence a la naturaleza con la gracia, con la razón al apetito, con la mortificación al deleite, con la oración al engaño, y con la vida a la muerte.

Juan de Palafox


lunes, 1 de marzo de 2021


Por metafísico entiendo aquello que concierne a los primeros principios y está más allá de la experiencia común, o incluso de cualquier experiencia posible. Todo el que afirme o niegue algo respecto a los primeros principios (Dios, el alma, el origen del universo) no sólo especula o teoriza: también hace metafísica.

No damos valor de verdad a lo empírico por sí mismo, sino a lo empírico en tanto puede integrarse en un edificio de certezas o en la medida que es capaz de crear nuevas certezas congruentes entre sí. Si los fenómenos que observamos describieran leyes contradictorias a cada momento, hasta la experiencia más diáfana nos dejaría en la absoluta oscuridad. ¿Qué sentido tendría decir "A es verdad" si, al mismo tiempo, no-A también lo es? Observaríamos y describiríamos, pero no entenderíamos y tampoco podríamos prescribir.

Supongamos que la materia no tuviera siempre masa y volumen, siendo por el contrario totalmente lábil o inextensa en determinadas ocasiones. ¿Acaso la seguiríamos llamando "materia" en este segundo estado? En modo alguno. Luego, si es propio de la materia tener siempre masa y volumen, hay algo sustancial en ella, la potencia de resistir y extenderse, que no depende de tal o cual observación empírica, al ser más bien el denominador común de todas.

Buscar la constante invariable es preguntarse por el primer principio. El primer principio del universo es el origen del universo, a saber, su creación, o el no-origen del universo, es decir, su eternidad. El primer principio de la moral es el sujeto, a saber, el alma, o el no-sujeto, es decir, el hado. Y, en fin, el primer principio de la verdad es la verdad de verdades, a saber, Dios, o la ausencia de dicha verdad de verdades, es decir, la Arbitrariedad. 

No cabe adoptar sobre estas cuestiones una posición intermedia, como no sea la consistente en abstenerse de todo pronunciamiento. Tampoco es posible experimentar nada al respecto, toda vez que están más allá de cualquier experiencia. En ambos polos el que niega y el que afirma mantienen tesis metafísicas, lo sepan o no.

domingo, 10 de enero de 2021

 

El universo no puede ser necesario, al tratarse de un ente sumamente complejo. La complejidad de algo es directamente proporcional a su contingencia. Tanto menos simple eres, tanto más dependes de lo que te constituye. 

No puede resolverse este problema atribuyendo la propiedad de ser necesarios a todos los constituyentes del universo. Es así que lo necesario es aquello cuyo opuesto es imposible. Ahora bien, el universo no es más que un juego de opuestos (lo frío y lo caliente, lo interior y lo exterior, lo vivo y lo inerte), por lo que si uno de ellos es necesario, el que se le opone deviene imposible y, con él, el propio universo.


sábado, 9 de enero de 2021

La suprema Unidad


Bien mirado, si nada surge de la nada y nada es aniquilado completamente, todo, en cuanto materia, tiene la misma edad y se remonta a la creación del universo. Por tanto, sólo en cuanto a la forma cabe hablar de cosas más antiguas que otras.

O ni siquiera esto. Porque, aunque se afirme que sólo en el primer instante de la creación todas las formas son coetáneas, también puede sostenerse que la forma nunca es la misma y cambia continuamente. Por tanto, si todas las formas mudan a cada instante, ninguna envejece en mayor medida que las demás y todas son eternamente coetáneas.

Si esto es verdad respecto a las formas materiales, con más razón lo es respecto a las formas sustanciales, que no experimentan cambio alguno.

Así pues, todo cuanto observamos es coetáneo y eternamente cambiante. Sin embargo, establecemos diferencias cualitativas en los estados de las cosas, a las que llamamos orden.

El desorden absoluto sería absolutamente inapreciable. Nos referimos al desorden sólo en relación a otro orden particular respecto al cual aquél es desemejante. 

Por otro lado, puede haber grados en el orden. No parece falso afirmar que, en igualdad de condiciones, se da un orden mayor en lo vivo que en lo inerte.

Supongamos que se identifica el envejecimiento con la descomposición y el desorden. En este caso, si el universo hubiera iniciado como un caos, debería decirse que el universo fue viejo en un comienzo y rejuveneció con el tiempo.

Que el universo surja como un todo ordenado, salvo que se tome como un hecho bruto inexplicable, conlleva que hay una causa primera ordenadora. A la misma conclusión se llega si, siendo caótico al inicio, el universo deviene ordenado más tarde, puesto que esta ordenación posterior o bien fue intrínseca a la materia, y por tanto cabe remitirla a la previsión de la causa primera, o bien fue extrínseca, obrándose Deus ex machina.

A esto puede contestarse de dos maneras: o bien que no hay orden real en el universo, o bien que en todo universo posible debe haber necesariamente orden sin que nos veamos obligados a presuponer una primera causa ordenadora. 

Lo primero es obviamente falso, ya que para negar que haya orden debemos partir de una idea de orden, y si tal idea se da en nuestra mente y nuestra mente está en el universo, es innegable que hay orden en el universo.

Lo segundo también es falso, toda vez que no es imposible que exista un universo absolutamente desordenado, sin causalidad ni constantes de ninguna clase. Un universo de esta índole resulta a priori infinitamente más probable que un universo ordenado, en la medida en que el orden a escala universal exige una coordinación total de las partes del universo entre sí, siendo éstas innumerables.

Luego cualquier orden en el universo, en tanto es expresión de lo uno en lo múltiple, nos conduce a la suprema Unidad que es Dios.